Montreal 1976: Juantorena la gran figura

A la vigésimo primera edición de los Juegos Olímpicos celebrados en Montreal, Canadá, Cuba llevó una comitiva de 160 deportistas que compitieron en 15 disciplinas…

Por Elio Menéndez García

 

A la vigésimo primera edición de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna celebrados en Montreal, Canadá, Cuba llevó una comitiva de 160 deportistas, 25 mujeres, que compitieron en 15 disciplinas con positivo logro de seis medallas de oro, cuatro de plata y tres de bronce, saldo que pudo haber sido mayor de no haberse interpuesto la mala suerte en el camino del velocista Silvio Leonard.  Más, antes de entrar en detalles sobre el infortunio del joven bólido cienfueguero, ocupémonos primero de los medallistas.
La gran figura de los Juegos resultó sin lugar a dudas el doble medallista dorado Alberto Juantorena Danger, ganador de los 400 y 800 metros planos, hazaña nunca antes realizada por atleta alguno en Juegos Olímpicos.
Originalmente el Elegante de la pista, como se le llamó, estaba inscripto solo para los 400 metros pero al considerar su entrenador el polaco Zigmunt Zabierzowiski que sus posibilidades de triunfo serían mayores en  800, decidió inscribirlo en esta distancia. ¡Y no se equivocó!
El 25 de julio de 1976 Juantorena conquistaba para Cuba  su primera presea dorada en la historia del atletismo olímpico al imponerse convincentemente en los 800 mts.
Cuatro días después Juantorena ganó la  final de los 400, su distancia habitual, tras alcanzar y rebasar al estadounidense Newhoser cuando faltaban unos 30 metros de carrera para dar otro  alegrón a su pueblo.
Tres de las restantes medallas de oro cubanas fueron para los boxeadores,  con mención especial para Teófilo Stevenson quien repetía su título obtenido cuatro años atrás en Munich. Stevenson, quien ganó cinco combates, todos antes del tiempo límite,  volvió a recibir  la Copa Vail Baker que se otorga al mejor púgil de los Juegos.
El 48 kilos Jorge Hernández fue otro que subió a lo más alto del podio de premiaciones luego de ganar cinco combates , el del oro  a costa del norcoreano Byong Uk Li. De sorpresivo se calificó el triunfo del poco  experimentado Ángel Herrera (57 kilos) quien contra todo pronóstico ganó también cinco peleas, la del oro sobre  Richard Rydzar Nowakoski de la RDA por fulminante fuera de combate en el segundo asalto.  Antes, por bronce, el cubano había demostrado que podía cuando se impuso a Dade Amstrong (EEUU) otro de los grandes favoritos.
EL CORAJE DE HECTOR RODRÍGUEZ
Si el precio de una medalla olímpica se determinara por el valor y la vergüenza,  nadie mejor para merecerla que el joven  judoca Héctor Rodríguez, quien a fuerza de coraje y voluntad se llevó el título de los 63 kilos, a pesar de que salió al tatami con varias costillas seriamente dañadas. El enfrentamiento con el surcoreano Sun Kyung Chan fue lo que en buen cubano solemos llamar una pelea de perros por lo discutida y dura. Momento hubo en que se detuvo el combate para que el médico cubano entizara las costillas de Héctor, condición impuesta por las autoridades deportivas para autorizarle continuar combatiendo.  Así en medio de la mayor expectación se desarrolló el duelo  al que Héctor puso fin con un “Uchi mata” que dio la primera presea de oro  a nuestro judo en citas olímpicas.
LOS MEDALLISTAS DE PLATA Y BRONCE
El boxeo aportó tres subtítulos en los puños del 51 kilos Ramón Duvalón, el 63,5 kilos  Andrés Aldama y el 81 Sixto Soria. Duvalón fue perjudicado con injusta decisión judicial 3-2 frente al estadounidense Leo Randolph en tanto Aldama y Soria cedían frente a los también yanquis Ray Leonard y León Spinks por 5-0 y RSC en el tercero, respectivamente. Con bronce regresaron Rolando Garbey (71) y Luis Felipe Martínez (75).
El vallista Alejandro Casañas ganó con relativa facilidad su serie clasificatoria y la semifinal. Por oro llevaba como primeros escollos a Willie Davenport (EEUU) y al francés Drutt . La carrera se desarrolló muy pareja y al salir de la última valla Drutt y el cubano atacaron la meta, uno al lado del otro.  Hizo falta la foto finish que arrojó medalla de oro para Drutt, plata para Casañas.
Los voleibolistas cubanos estuvieron muy bien en la etapa clasificatoria en la cual ganaron tres partidos y perdieron uno, éste con los soviéticos. En la final cruzada se enfrentaron con los polacos y tras ganar los dos primeros sets, 15-13 y 15-10 perdieron gas y cayeron en el tercero y cuarto por 6-15 y 9-15; los cubanos se recuperaron pero no lo suficiente al ser superados 18-20 en un definitorio set  de  muchos altibajos. No obstante aseguraron el bronce al vencer 15-8 15-9, 15-8 a Japón. El oro fue para Polonia que en cinco set derrotó a la URSS.
El equipo cubano estuvo integrado por Alfredo Figueredo, Víctor García, Diego Lapera, Leonel Marshall, Ernesto Martínez, Lorenzo Martínez, Jorge Pérez Vento, Antonio Rodríguez, Victoriano Sarmiento, Carlos Salas, Jesús Savigne y Raúl Vilches.
LA DESDICHA DE LEONARD
En su documentado libro Un siglo de deporte olímpico el ya fallecido Fabio Ruiz Vinageras, entonces Vicepresidente del INDER y miembro del Comité Olímpico Cubano relata que “estando Silvio descansando en su cama de la villa olímpica, después de una sesión de entrenamiento, un grupo de sus compañeros estaban jugando en el baño mientras se afeitaban. Al parecer se alteraron y uno lanzó un pomo de colonia que al romperse provocó que un pedazo grande de vidrio alcanzara uno de sus pies  cortándole con bastante profundidad los músculos de la zona.”  Añade Fabio que “el Dr. Rodrigo Álvarez Cambra, Jefe de Ortopedia y Traumatología de la Delegación cubana atendió a Silvio cerrándole la herida, con la recomendación de que no compitiera. Pero el atleta planteó que él quería hacer el esfuerzo y clasificó en las eliminatorias,  más no pudo pasar de ahí.  Cuba perdía una de sus medallas más seguras.”
El medallero de los XXI Juegos fue liderado por la Unión Soviética con 49 medallas de oro, 41 de plata y 35 de bronce, en tanto la RDA con 40-25-25 desplazaba del segundo escaño a los Estados Unidos que con 34-35 y 25 cayó al tercer puesto.  Cuba se clasificó octava, mientras que la Sede de los juegos, Canadá,  se iba sin medalla de oro con 5 de plata y seis de bronce para ocupar el lugar 27.
A los XXI Juegos Olímpicos de Montreal asistieron 92 países que compitieron en 198 eventos de 21 deportes.

A la vigésimo primera edición de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna celebrados en Montreal, Canadá, Cuba llevó una comitiva de 160 deportistas, 25 mujeres, que compitieron en 15 disciplinas con positivo logro de seis medallas de oro, cuatro de plata y tres de bronce, saldo que pudo haber sido mayor de no haberse interpuesto la mala suerte en el camino del velocista Silvio Leonard.  Más, antes de entrar en detalles sobre el infortunio del joven bólido cienfueguero, ocupémonos primero de los medallistas.

La gran figura de los Juegos resultó sin lugar a dudas el doble medallista dorado Alberto Juantorena Danger, ganador de los 400 y 800 metros planos, hazaña nunca antes realizada por atleta alguno en Juegos Olímpicos.

Originalmente el Elegante de la pista, como se le llamó, estaba inscripto solo para los 400 metros pero al considerar su entrenador el polaco Zigmunt Zabierzowiski que sus posibilidades de triunfo serían mayores en  800, decidió inscribirlo en esta distancia. ¡Y no se equivocó!

El 25 de julio de 1976 Juantorena conquistaba para Cuba  su primera presea dorada en la historia del atletismo olímpico al imponerse convincentemente en los 800 mts.

Cuatro días después Juantorena ganó la  final de los 400, su distancia habitual, tras alcanzar y rebasar al estadounidense Newhoser cuando faltaban unos 30 metros de carrera para dar otro  alegrón a su pueblo.

Tres de las restantes medallas de oro cubanas fueron para los boxeadores,  con mención especial para Teófilo Stevenson quien repetía su título obtenido cuatro años atrás en Munich. Stevenson, quien ganó cinco combates, todos antes del tiempo límite,  volvió a recibir  la Copa Vail Baker que se otorga al mejor púgil de los Juegos.

El 48 kilos Jorge Hernández fue otro que subió a lo más alto del podio de premiaciones luego de ganar cinco combates , el del oro  a costa del norcoreano Byong Uk Li. De sorpresivo se calificó el triunfo del poco  experimentado Ángel Herrera (57 kilos) quien contra todo pronóstico ganó también cinco peleas, la del oro sobre  Richard Rydzar Nowakoski de la RDA por fulminante fuera de combate en el segundo asalto.  Antes, por bronce, el cubano había demostrado que podía cuando se impuso a Dade Amstrong (EEUU) otro de los grandes favoritos.

EL CORAJE DE HECTOR RODRÍGUEZ

Si el precio de una medalla olímpica se determinara por el valor y la vergüenza,  nadie mejor para merecerla que el joven  judoca Héctor Rodríguez, quien a fuerza de coraje y voluntad se llevó el título de los 63 kilos, a pesar de que salió al tatami con varias costillas seriamente dañadas. El enfrentamiento con el surcoreano Sun Kyung Chan fue lo que en buen cubano solemos llamar una pelea de perros por lo discutida y dura. Momento hubo en que se detuvo el combate para que el médico cubano entizara las costillas de Héctor, condición impuesta por las autoridades deportivas para autorizarle continuar combatiendo.  Así en medio de la mayor expectación se desarrolló el duelo  al que Héctor puso fin con un “Uchi mata” que dio la primera presea de oro  a nuestro judo en citas olímpicas.

LOS MEDALLISTAS DE PLATA Y BRONCE

El boxeo aportó tres subtítulos en los puños del 51 kilos Ramón Duvalón, el 63,5 kilos  Andrés Aldama y el 81 Sixto Soria. Duvalón fue perjudicado con injusta decisión judicial 3-2 frente al estadounidense Leo Randolph en tanto Aldama y Soria cedían frente a los también yanquis Ray Leonard y León Spinks por 5-0 y RSC en el tercero, respectivamente. Con bronce regresaron Rolando Garbey (71) y Luis Felipe Martínez (75).

El vallista Alejandro Casañas ganó con relativa facilidad su serie clasificatoria y la semifinal. Por oro llevaba como primeros escollos a Willie Davenport (EEUU) y al francés Drutt . La carrera se desarrolló muy pareja y al salir de la última valla Drutt y el cubano atacaron la meta, uno al lado del otro.  Hizo falta la foto finish que arrojó medalla de oro para Drutt, plata para Casañas.

Los voleibolistas cubanos estuvieron muy bien en la etapa clasificatoria en la cual ganaron tres partidos y perdieron uno, éste con los soviéticos. En la final cruzada se enfrentaron con los polacos y tras ganar los dos primeros sets, 15-13 y 15-10 perdieron gas y cayeron en el tercero y cuarto por 6-15 y 9-15; los cubanos se recuperaron pero no lo suficiente al ser superados 18-20 en un definitorio set  de  muchos altibajos. No obstante aseguraron el bronce al vencer 15-8 15-9, 15-8 a Japón. El oro fue para Polonia que en cinco set derrotó a la URSS.

El equipo cubano estuvo integrado por Alfredo Figueredo, Víctor García, Diego Lapera, Leonel Marshall, Ernesto Martínez, Lorenzo Martínez, Jorge Pérez Vento, Antonio Rodríguez, Victoriano Sarmiento, Carlos Salas, Jesús Savigne y Raúl Vilches.

LA DESDICHA DE LEONARD

En su documentado libro Un siglo de deporte olímpico el ya fallecido Fabio Ruiz Vinageras, entonces Vicepresidente del INDER y miembro del Comité Olímpico Cubano relata que “estando Silvio descansando en su cama de la villa olímpica, después de una sesión de entrenamiento, un grupo de sus compañeros estaban jugando en el baño mientras se afeitaban. Al parecer se alteraron y uno lanzó un pomo de colonia que al romperse provocó que un pedazo grande de vidrio alcanzara uno de sus pies  cortándole con bastante profundidad los músculos de la zona.”  Añade Fabio que “el Dr. Rodrigo Álvarez Cambra, Jefe de Ortopedia y Traumatología de la Delegación cubana atendió a Silvio cerrándole la herida, con la recomendación de que no compitiera. Pero el atleta planteó que él quería hacer el esfuerzo y clasificó en las eliminatorias,  más no pudo pasar de ahí.  Cuba perdía una de sus medallas más seguras.”

El medallero de los XXI Juegos fue liderado por la Unión Soviética con 49 medallas de oro, 41 de plata y 35 de bronce, en tanto la RDA con 40-25-25 desplazaba del segundo escaño a los Estados Unidos que con 34-35 y 25 cayó al tercer puesto.  Cuba se clasificó octava, mientras que la Sede de los juegos, Canadá,  se iba sin medalla de oro con 5 de plata y seis de bronce para ocupar el lugar 27.

A los XXI Juegos Olímpicos de Montreal asistieron 92 países que compitieron en 198 eventos de 21 deportes.

Haga un comentario.

Deja un comentario

Cubahora - Centro de Información para la Prensa, CIP