Atletismo cubano de cara a Londres (II)

El atletismo ha sido siempre uno de los puntales dentro de las delegaciones cubanas a eventos deportivos múltiples. A Londres nos vamos con la misma idea…

Por Lilian Cid Escalona

Yarisley Silva puede hacer historia

Yarisley Silva puede hacer historia.

Queda claro que pensar en Londres implica a muchas más personas que las ya referidas. Las opciones llegan por méritos que trascienden el hecho de haber ocupado un lugar en el podio de la máxima cita del deporte mundial. Cuatro años es tiempo suficiente para el surgimiento de nuevas estrellas y también para la materialización de resultados en “momento oportuno”:

DE LOS QUE, POR LO HECHO, PUDIERAN

Tenemos alrededor de 47 atletas clasificados, buena parte de ellos con la marca A mínima exigida en sus respectivas especialidades. Entre los que, por lo hecho en sus carreras, agrupan esperanzas se encuentran, por ejemplo, los triplistas: Yargelis Savigne y alguno de los muchachos de Daniel Osorio. Claro, que para ganar medallas hay que acercarse o superar los 15 y 17.50 metros en uno y otro sexo, respectivamente y los nuestros no se han manifestado como dueños de sólidos “performance” para inscribirse en la historia de los medallistas de esta justa.

La campaña 2012 de Savigne se lleva un aparte; desde su lesión en la final de Daegu la guantanamera no ha regresado sobre la ruta de de la “verdad”. Ella, que es la única del combinado femenino cubano que sabe lo que es clavar sus pinchos más allá de 14.60 y que ha llegado hasta los 15 m en su carrera, no vive , precisamente, días de gloria.. La he visto saltar y no se le ve con esa fuerza que siempre le caracterizó; sus resultados la dejan en evidencia como dueña de una temporada en la a duras penas ha superado los 14 metros. Discreto aval para los tiempos que corren; con eso se queda a la saga de un universo donde Saladuha (14.99), Ibargüen (14.95A) y Rypakova (14.73) aparecen con serias intenciones de repartirse todo el pastel; sin descuidar, por supuesto, a la campeona defensora y recordista olímpica Françoise Mbango , las griegas y a las vereranas Tatyana Lebedeva y Yamilé Aldama.

Mabel Gay se perderá la cita por no estar totalmente recuperada de su lesión en el tobillo; la misma molestia que se le presentó en Estambul y que se resintió definitivamente durante el Gran Prix de Fortaleza en Brasil en mayo pasado.

Los del seleccionado masculino son una caja de sorpresas. Se muestran inestables y eso reduce esperanzas pese a que la arena internacional estará condicionada por ausencias importantes como las de Nelson Évora y Thedy Tamgo. Aquí Will Claye, Christian Taylor, Phillip Idowu y Liukman Adams (el ruso mulato) son algunos de los que acumulan créditos en la tarea.

Guillermo Martínez (jabalina) y Lázaro Borges (salto con pértiga) conforman una dupla que bien pudiera tener éxito.

El jabalinista camagüeyano ha demostrado ser un atleta que logra sus mejores lanzamientos en los grandes eventos. Queda por ver sí , ¿será Londres otro lugar para confirmar su tendencia?. En lo personal creo que sí, aunque para ello debe recuperar el terreno cedido debido a las molestias que le han acompañado en esta temporada y también, apostar a por un resultado cercano o superior al 87.20 que en Guadalajara, marcó lo mejor de su vida.

Borges, garrocha en mano, es otro de los tiene que igualar o superar su marca personal para engancharse del sueño olímpico. Su marca es de 5.90 y data del mundial de Daegu, la consecución de esta cota pudiera dejarle habilitado para pulsear por un aplauso con Renaud Lavillenie (líder de temporada con 5.97), los germanos Björn Otto (5.92), Malte Mohr (5.91) y Raphael Holzdeppe (5.77) , así como con el campeón vigente Steven Hooker, quien aunque pasa casi desapercibido (solo 5.42 como lo mejor del año), por su condición no puede descartarse.

DE LOS QUE TIENEN LA FIRME CONVICCIÓN DE QUE PUEDEN HACER HISTORIA

Con esa misión se incluyen todos nuestros representantes, como dije antes rondan los 47; pero entre ese pelotón percibo a una Yarisley Silva que se roba la arrancada.

En la pista, es Dayron y quizás su compañero de especialidad, quienes pueden hacernos soñar con el podio; los demás quedan a merced de los milagros. Tenemos poco más de una decena de atetas clasificados, pero lejos todos de rozar registros que induzcan a pensar en medallas. Si alguno se cuela en la final, habría que reseñar su actuación con mayúsculas pues Omar Cisneros, que llevaba ventajas, este año no ha hecho nada parecido a ese 47.99 s con que cerró el 2011 en Guadalajara y que tanto prometía.

Dicho esto, de vuelta a Yarisley; la campeona y recordista panamericana y nacional en el salto con garrocha ha mostrado estabilidad sobre alturas que pueden concederle una ubicación de prestigio. Un lugar entre las 8 primeras marcaría la historia como la primera vez de cubana alguna en este nivel. Sin embargo, del mérito nacional a posarse en el podio olímpico va un gran trecho. Un recorrido que depende tanto de ella como de las rivales extraclase que tendrá en frente.

Su parte en este negocio es conseguir allí 4.80 o más; un salto que le daría opciones serias para pensar en medallas. La firmeza de esta idea y por tanto, el color del posible metal, tendrá definición en qué tan alto puedan llegar la Isinbayeva y compañía.

La campaña se ha comportado normal, Jenn Suhr domina con 4.83, le sigue Murer con 4.77 y todo un pelotón detrás que incluye a la mismísima Isinbayeva, además de Feofanova, Strutz, Rogowska y Bleasdale. Todas estas mujeres saben lo que es ir por encima de 4.80, aunque no hayan sacado las uñas aun. Obviamente, es Londres el supuesto pico de las aspiraciones en esta contienda, y allí debe ser donde se diga la última palabra.

EN RESUMEN

Reeditar la actuación que nos valió para cinco medallas en la capital china es una tarea bien difícil; máxime cuando se piensa en equiparar el resultado de acuerdo al color de las mismas. De cara a Londres pudiéramos equiparar la cantidad, pero no se ven superables, cualitativamente. Así, Yarelis Barrios, Dayron Robles, Yipsi Moreno, Guillermo Martínez y Leonel Suárez emergen con mayores probabilidades dentro del amplio grupo. La posibilidad de que alguien salga bañado con los máximos quilates de esta historia es un gran enigma en medio del convulso y exigente ambiente olímpico contemporáneo; la más cercana parece ser la discóbola pinareña Yarelis Barrios, como todos tampoco tiene la medalla en su bolsillo.

Es un hecho que estos Juegos Olímpicos serán muy competitivos, algunos los catalogan desde ya como los mejores de la historia moderna; sus desenlaces serán cuestión de cómo se encausen los acontecimientos entre el 3-12 de agosto próximos. En fin, que Londres y sus juegos olímpicos de 2012 se desdobla para Cuba en una amalgama de compromisos morales para con este país y su gente en los que los atletas tendrán que dejarlo todo en cada escenario competitivo y luchar contra los crueles vaticinios de los números; concentrados en el más fiel intento de hacer posible, lo que ahora a simple vista parece imposible.

¿Qué me dicen?

Haga un comentario.

Deja un comentario

Cubahora - Centro de Información para la Prensa, CIP