Londres 2012: y Bermoy quedó en plata…

Con la primera medalla cubana en esta justa repitió su faena lograda en Beijing 2008…

Por Rafael Pérez Valdés

Yanet Bermoy Plata Olímpica

Yanet Bermoy Plata Olímpica

En definitiva la judoca cubana Yanet Bermoy quedó en plata otra vez, como en los Juegos Olímpicos de Beijing, China 2008. Y aunque cuando se llega a esa instancia de la competencia, la discusión de la ansiada corona, lo habitual es que solo se piense en el oro, su faena de este domingo en los de Londres 2012 bien merece los aplausos de mayor respeto.

No solo por ser la primera medalla cubana en esta cita…

Se trató de un combate muy cerrado, que no encontró decisión en los cinco primeros minutos reglamentarios. Hubo que acudir entonces a la Regla de Oro (tres adicionales en caso de que ninguna marcara). En esa fase llegó el desenlace.

La brillante ganadora resultó la coreana democrática An Kum Ae, de 32 años de edad, bronce en dos campeonatos mundiales, quien al igual que la cienfueguera resultó subcampeona en Beijing, pero en esta misma división de los 52 kilogramos, en tanto nuestra compatriota lo fue en la de 48.

Se debe apuntar que la primera acción del duelo, en la Excel North Arena 2, la ejecutó la cubana, al filo del primer minuto, pero no prosperó.

“Ataca tú, por derecha o izquierda”, le orientó a viva voz Ronaldo Veitía, el laureado jefe de entrenadores.

Luego falló.

“Tienes que agarrarla por aquí”, dijo señalando a la manga, no por acá”, por la parte superior, “y buscar el ippon”.

Y siguieron combatiendo…

“Ataca tú”.

Falta un minuto.

0-0.

A punto de oro.

La cubana con una desventaja: debe encontrarse más cansada, pues su tránsito por la competencia hace pensar en un agotamiento mayor. Su rival, por ejemplo, terminó antes dos combates gracias a muy oportunos ippones.

En el borde del tatami se produjo una acción complicada, en que Bermoy inició el ataque, pero perdió el agarre…

Yuko a favor de An Kum Ae. Es la campeona olímpica.

Bermoy, como cuatro años atrás, triste con su brillante medalla de plata.

Otra vez también la gloria para ella, tras haberse ratificado en la elite del judo.

Otra vez el sabor agridulce.

Al podio subieron también, con bronces, la italiana Rosalba Forciniti y la francesa Pricilla Gneto.

Muchas quedaron deseando una presea.

Los hombres se batieron en la categoría de los 66 kilogramos: el georgiano Lasha Shavdatuashvili se adueñó del oro. La de oro correspondió al húngaro Miklos Ungvarique. Y las de bronce al japonés Masashi Ebinuma y el surcoreano Jun-Ho Cho.

Y mientras tecleé el párrafo anterior seguí pensando lo mismo: sobre Yanet Bermoy: ¡otra vez también la gloria para ella!

Haga un comentario.

Deja un comentario

Cubahora - Centro de Información para la Prensa, CIP