domingo, 10 de diciembre de 2023

Juega tu papel

O no, no dejes nada de lado, ni contextos, ni variables, ni culpas, ni puntos de partida, ni crisis, ni destinos, porque hay mucha gente repitiendo por ahí, como con lástima, que el mundo piensa como vive....

Mario Ernesto Almeida Bacallao
en Exclusivo 02/04/2023
1 comentarios
PPC
La solidaridad, más allá de cualquier contexto (Pedro Pablo Chaviano Hernández / Cubahora)

Si andas por ahí, como sin suertes, y alguien viene y da la mano, acepta. No solo por ti. Dale al otro u otra la dichosa chance de sentirse buenos, que la vida está muy dura como para dar desaires, como para abandonar al pairo emisiones de luz, de fe, de afecto.

Olvida el orgullo por el maldito instante en que te dan la mano. Entierra al “ni muerto”, al “superhombre”, al “no te preocupes que ya veré” y permítete encarnar los tres, cuatro, cinco o 180 grados de vulnerabilidad que siempre rondan y hoy vinieron a pegarse a ti.

¿Fue un despiste? ¿Mala racha? ¿No pusieron el salario en fecha? ¿Calculaste mal? ¿Los tiempos se estarán pasando de abusivos? ¿En vez del punto “A”, partiste del “-C”… y para colmo sin desayunar? ¿Hay guerra en Ucrania? ¿Crisis? ¿Suministros? ¿Bloqueos? ¿Burocracia? ¿Capitalismos? ¿Descaros? ¿Un barco encallado en el canal de Suez? ¿Otro esperando por el cash, porque si no no entra? ¿Hay postpandemias, inflación, incertidumbres, sueños? ¿No quedan piezas? ¿No hay petróleo?

Al menos hoy, ahora, deja de lado las culpas, las variables, los contextos: que si tú de comemierda o que si el mundo, la soga, el cuello…

O no, no dejes nada de lado, ni contextos, ni variables, ni culpas, ni puntos de partida, ni crisis, ni destinos, porque hay mucha gente repitiendo por ahí, como con lástima, que el mundo piensa como vive.

Pero en una jugarreta no probabilística alguien viene y da la mano, contra cualquier pronóstico, consejo… y hoy te tocó estar abajo.

Así que agarra “la franca”, o ese bolígrafo que alguien saca del bolso para que mañana escribas, o el consejo,  o el abrazo, o esos cincuenta pesos que te faltan para subir al camión y que la pareja de desconocidos, con el niño en brazos y maletas, ha insistido en darte.

Si no detectas el sentimiento dañino del desprecio y la limosna, juega tu papel, porque un día recibiendo por aquí y otro dando por allá,  va y se demuestra que aquello de “ser capaz de amar entre las bestias” no era un cuento de Alejo y que el mundo, a veces a pesar de cómo vive, piensa como piensa y hace lo que hace y punto.

Es eso… juega tu papel. Piensa en el bueno de Martínez Furé y ayuda a sembrar ese “jocundo anonimato” de “la Palabra hablada caribeña”, “que convierte el Yo Individual, en el Nosotros”.

 

 


Compartir

Mario Ernesto Almeida Bacallao

Periodista y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana

Se han publicado 1 comentarios


Clarita
 3/4/23 1:03

Gracias, Mario.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos