jueves, 25 de abril de 2024

Formar los profesionales que se necesitan

El país garantiza un puesto laboral acorde a su perfil a cada graduado universitario, expresó René Sánchez, director de Ingreso y Ubicación del MES en entrevista para Cubahora...

Margarita de las Nieves Barrios Sánchez en Exclusivo 09/03/2012
0 comentarios
medicos
Médicos egresados de la universidad, al servicio de Salup Pública

En nuestro país casi el ciento por ciento de los egresados de la Educación Superior obtienen una ubicación laboral acorde con la carrera estudiada, lo cual es una conquista social a la cual no hemos renunciado.

Con los médicos y profesores, por ejemplo, son el cien por ciento absolutos, precisó, pero en todos los casos se les da una ubicación laboral acorde con su perfil, expresó René Sánchez, director de Ingreso y Ubicación del Ministerio de Educación Superior en entrevista exclusiva para CUBAHORA

Esto tiene una connotación particular en medio de la situación mundial, incluso hubo una orientación gubernamental de que se mantuviera darle una plaza a cada egresado en momentos en que había una cifra de ajuste en muchos centros de trabajo, así como que no se sacara de su puesto a ningún adiestrado.

Hay un respeto, un empeño del Estado que se mantiene hasta este momento. Es una conquista mantenida y extraordinaria, destacó.

Sin embargo algunos licenciados muestran incorformidad con las plazas que se les entrega.

—Es un trabajo cada vez más complejo debido a los cambios que están ocurriendo en Cuba para hacer una economía más eficiente.

“En el caso del pasado curso escolar, por ejemplo, hubo un grupo de egresados de humanidades que tuvo que hacerse un esfuerzo particular para darles ubicación.

Algunos no se les pudieron brindar exactamente su perfil, pero sí como docentes.

“Y es que el joven debe conocer que muchas carreras de ciencias no solo forman como investigador, sino también como docente, está implícito en la formación.

“En el caso de las licenciaturas en lenguas extranjeras, por ejemplo, no solo se forman como intérpretes, sino también como profesor, que es un trabajo digno y que muchos en el mundo quisieran tener”.

También los jóvenes se quejan en algunas ocasiones en el tratamiento que se les da cuando llegan a un centro laboral en la categoría de adiestrados.

—Dentro del gran logro que tenemos yo creo que es cierto y que la insuficiencia es que no siempre los planes de adiestramiento se realizan con todo el cuidado y apoyo para que se desarrolle como profesional ese graduado que aún le faltan herramientas.

Algunos territorios del país aseguran que tienen sentados en sus universidades futuros profesionales en ramas que no necesitan, mientras que hay otras muy deficitarias. ¿Se piensa reorientar a estos profesionales?

—Hasta el curso pasado se les encontró ubicación. Si no encontráramos plazas habría que pensar en otras opciones, pero eso no ha ocurrido aún.

¿Cómo se confecciona el plan de plazas para el ingreso a la universidad?

—Los responsables de ese plan no es el Ministerio de Educación Superior. En los últimos años la orientación ha sido que el acceso se corresponda con la demanda de la economía, para que no haya desbalance entre las necesidades y los graduados.

“Se hizo un estudio perspectivo de cinco años y más de la demanda y en el Congreso del Partido se aprobaron los Lineamientos en este sentido, lo cual está también refrendado en el artículo 51 de la Constitución de la República que dice que el acceso a la Educación Superior es para todos, pero de acuerdo con las necesidades socio-económicas del país.

En este sentido Sánchez puntualizó que las especialidades técnicas, agropecuarias y pedagógicas son las más necesarias, con una disminución de las humanísticas. “No faltan las plazas para quien apruebe los exámenes de ingreso. Estoy hablando numéricamente.

“El curso pasado las carreras técnicas, médicas, humanísticas y económicas se lograron cubrir al 80 por ciento del plan. En el caso de las pedagógicas y agropecuarias fueron muchas más las que quedaron vacantes. Es decir, sobraron plazas para el ingreso”.

¿Son los exámenes de ingreso una barrera para el acceso?

—Este año aprobaron 3 000 jóvenes más que el curso anterior. Es posible entonces aprobarlos.

Otro problema son los gustos por determinadas profesiones —Soy de la opinión que la vocación no existe, es solo el producto de influencias sociales.

El Che dijo: Alguien me decía una vez que el profesional era producto de la vocación, que era algo interno y que no se podía torcer esa vocación. Creo que es falsa esa postura, yo no creo que un ejemplo individual, hablando estadísticamente, tenga importancia ninguna. Pero inicié mi carrera estudiando ingeniería, acabé siendo médico, después he sido comandante y ahora me ven de disertador. Hay vocaciones básicas, pero es que las ramas de las ciencias están hoy tan enormemente diferenciadas por un extremo y tan íntimamente unidas por el otro, que es difícil que alguien pueda precisar en los albores de su desarrollo intelectual, cuál es su verdadera vocación.

Los padres tienen una influencia directa. Hay un problema social que hay que estudiar con más profundidad en nuestro país. Tienen que elevarse los mecanismos de orientación e información vocacional para llevar a los muchachos hacia las carreras que más se necesitan.


Compartir

Margarita de las Nieves Barrios Sánchez


Deja tu comentario

Condición de protección de datos