jueves, 18 de julio de 2024

"Hemos empezado a controlar el cuerpo, para controlar la sexualidad"

Entrevista a Esther Perel, psicoterapeuta y especialista en terapias de pareja, quien participa en el 6to Congreso de Educación, Orientación y Terapia Sexual...

en Argos Teatro 23/01/2012
34 comentarios
Esther Perel
Esther Perel se ha convertido en toda una best-seller con su libro Inteligencia erótica.

Conversar con Esther Perel es un privilegio. Su historia personal, como hija de judíos polacos, sobrevivientes del Holocausto, refugiados en Bélgica, podría ser la trama de una novela o una película.

Pero hoy hablamos de la pareja, tras el taller Los dilemas del deseo e el trabajo clínico con parejas, que ofreció a especialistas, en la habanera Casa de la Amistad, el sábado 21 de enero.

Perel impartirá el lunes 23 de enero el Taller Inteligencia emocional, inteligencia erótica: nuevas conversaciones acerca de la sexualidad de la vida en parejas.

¿Qué es el cuerpo para Esther?

Es la casa en la cual vivimos. Algunos de nosotros vivimos bien porque es una casa, que han respetado, han acariciado, que han cuidado y que cuidamos.

Otros lo vemos como el lugar central de nuestras inhibiciones, restricciones y resulta una cárcel. Pero el cuerpo es la fundación: si no estás dentro de tu cuerpo, no estás presente y para tener un sexo de deseo o satisfactorio, tienes que estar presente y tu pareja también.

Si el cuerpo está disociado, no estás. Si el cuerpo no es un lugar al que quieres invitar a alguien, en que vas a entrar, porque no se entra solo en un orificio, se entra en una persona, en un mundo, en un espacio.

Para mí, el cuerpo que disfruta, que se siente bien, es una base. Al mismo tiempo, el órgano sexual más importante es la mente.

Entonces, ¿las imágenes de mujeres ideales que nos presentan los medios de comunicación masiva, es una tortura también para nuestras sexualidades?

Es una tortura de mujeres que se va expandiendo también a los hombres, en las sociedades de consumo, en las que se puede comprar juventud y belleza.

Desde siempre, en cada civilización, el cuerpo ha sido adorado, decorado… Esto no es nuevo. Pero la idea es que si no eres el modelo ideal, tienes que sentirte menos, disminuida, porque no lo logras; es una esclavitud.

Esta es una manera de controlar y cada sociedad controla la sexualidad, la abstinencia y la licencia. Ya no podemos controlar tanto lo que la gente hace sexualmente, entonces hemos empezado a controlar el cuerpo, cómo se viste, cómo se cuida, cómo se embellece.

¿Cómo ve Esther el placer sexual? Para usted, ¿es un derecho sexual?

Nunca pensé en el placer como un derecho. Pero me interesa este punto de vista. Me parece lógico.

Veo el placer más como una necesidad fundamental en la vida. No solamente el placer sexual, tener placer, disfrutar, sentirse vivo.

El placer es el antídoto de la ansiedad. Es jugar. Cuando vemos un niño que no juega, decimos que está deprimido, que está ansioso y que no vive bien. Los adultos también necesitan poder jugar y tener placer.

El placer sexual es una parte de la sexualidad, una sexualidad de deseo, no de reproducción o de obligación. Entonces, el deseo viene con el placer.

¿Por qué solemos privarnos del placer, aún cuando nuestra sexualidad, después de la aparición de la píldora anticonceptiva, ya no es para la reproducción?

Somos las primeras generaciones que tenemos y queremos un sexo duradero. Pensamos que se puede lograr con una sola persona, a partir del modelo de pareja moderna, que es romántico. Queremos sexo anclado en el deseo y este es, fundamentalmente, una expresión de la libertad individual.

Como consecuencia, no se puede forzar el placer; sí, el sexo. No hay placer sin libertad. No puedes sentir placer cuando estás ansiosa, cuando tienes miedo, cuando estás forzada o controlada.

¿Se discute mucho sobre la monogamia y la infidelidad? ¿Qué opina usted?

La monogamia va a ser el tema principal de la pareja de ahora en adelante. La próxima frontera será la exclusividad sexual y desarrollar otras maneras de pensar la monogamia. Quizás una monogamia no vista como exclusividad sexual, de la misma manera que no podíamos conceptualizar el sexo prematrimonial, con más de una persona en la vida o la homosexualidad no patologizada.

La infidelidad es uno de los motivos principales de divorcio porque rompe el contrato romántico.

¿Ha dicho que tener que encargarse de la otra persona de la pareja es lo más antiafrodisíaco? ¿Por qué?

El amor cuida, tiene responsabilidad, mutualidad, reciprocidad. Pero la necesidad no da deseo. El deseo da deseo, la invitación da deseo, el querer da deseo; la necesidad, no. Cuando la gente habla de situaciones de deseo no se siente responsable por nadie.

No hay un elemento más exitoso que la independencia del otro. Cuando preguntas a hombres y mujeres qué te excita más, responden que personas autosuficientes e independientes. La mujer totalmente sexualizada es una mujer libre que no necesita un hombre; igual con los hombres competentes. No hay dependencia en el deseo.

Esta es una contradicción con el modelo de feminidad impuesto por el Patriarcado...

La mujer sumisa, con un doble estándar por el hombre privilegiado, que él puede ser infiel o puede tener pasión porque ella no, es un modelo está fracasando, aún cuando siga.

¿Por qué hay una crisis de la pareja? ¿Es cierta?

Es cierto que hay una crisis de la pareja. Pero no sé si la pareja antes era tan buena. Si sé que las expectativas cambiaron. Hoy queremos que una persona nos de lo que antes hacía toda una comunidad: pertenencia, continuidad, estabilidad, independencia y quiero que al mismo tiempo quiero que seas mi mejor amigo, mi amante apasionado y hasta mi confidente. Nunca antes habíamos tratado que la misma persona nos diera continuidad y novedad, sorpresa y estabilidad…

También hoy queremos ser felices hoy. Antes era algo para después de la muerte, no del aquí y del ahora. No solo queremos ser felices, sino que somos infelices de no ser felices. La felicidad es un mandato.

Entonces, la crisis de la pareja es porque hemos llevado dentro de una unidad cantidad de necesidades que tal vez son demasiadas.

¿Cuál es el significado de la cama en los tiempos actuales?

Las parejas hablan de sus problemas y de sus problemas eróticos en la cama. Muchas peleas se localizan ahí porque tenemos una cama.

La cama de hoy la queremos sensual, apasionante, cariñosa, afectuosa y cuando no sucede así, hay un vacío, una angustia, una añoranza… La cama se vuelve un lugar de intimidad y no solo para ir a descansar.

¿Por qué Cuba, después de dos años?

Hoy la familia se mantiene solamente si la pareja está feliz. Hoy el enfoque ya no es: nos quedamos juntos por los niños, la comunidad… Pienso que estamos todos con los desafíos de la terapia de pareja, que pienso es la más difícil. Soy parte de una conversación mundial y vine a tenerla con compañeros cubanos.


Compartir

Se han publicado 5 comentarios


daisy
 25/10/13 11:42

Hola, me interesa el tema sobre las parejas, está acorde con la actualidad que estamos viviendo, quisiera que me escribiera a mi correo para solicitar algunos consejos si es posible.

Irene
 16/4/13 13:57

Felicitaciones pera el equipo de cubahora y sobre todo me interesa mucho el tema sobre las parejas, ya que necesito ayuda y si es personalmente por mi correo mejor, (que por favor no lo públiquen). Gracias

Equipo de Cubahora
 24/1/12 12:34

Hola, cArol.Estamos en sintonía. Si te fijas en el foro de portada estamos debatiendo sobre el tema. Participa

Carol
 24/1/12 10:18

Muy interesantes puntos de vista sobre la vida sexual de los seres humanos hoy, darían para proponer un foro en Cubahora...

Laura
 23/1/12 19:09

Cosas interesantes. Le sugiero a Cubahora que mantenga informado de lo que pasa con este evento y qué dejará a los cubanos

Deja tu comentario

Condición de protección de datos