miércoles, 24 de julio de 2024

Medir bien es importante

Con el objetivo de elevar la calidad del proceso docente educativo, pauta trazada por los lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido para el sector educacional, se aplican diferentes medidas que comienzan a dar sus primeros frutos

Margarita de las Nieves Barrios Sánchez en Exclusivo 28/12/2011
18 comentarios
Educación primaria
El sistema educacional transita hacia la elevación de su calidad.

Elevar la calidad y el rigor del proceso docente educativo es uno de los propósitos que más enfatizan los lineamientos de la política económica y social del país en el sector de la educación, aprobados en el VI Congreso del Partido.

El logro de este objetivo pasa por disímiles aristas, y una de las fundamentales es la evaluación escolar, pues es un elemento que da inicio y cierra el proceso de enseñanza aprendizaje, y tiene como valor especial el de medir y comprobar de manera continua y sistemática el cumplimiento de los objetivos que se plantea la educación.

Además, la evaluación tiene consecuencias para los educandos, para su continuidad de estudios y para el tránsito de un nivel a otro, sobre todo ahora que la continuidad de estudios está marcada por un proceso más selectivo.

Al decir de los especialistas, la evaluación escolar es una tarea compleja, porque tiene una carga de subjetividad, sin embargo, si está bien diseñada, sobre bases pedagógicas y psicológicas, es de vital importancia, no solo para medir lo aprendido y proyectar las necesidades del alumno, sino para impulsarlo a estudiar.

Desde 2009 comenzó en todos los niveles de enseñanza un nuevo sistema de evaluación. La base del diseño tomó en cuenta las insuficiencias que se detectaron por el propio Ministerio de Educación y los estados de opinión que se tomaron de la opinión pública.

Se realizó entonces una investigación en 292 secundarias básicas de cuatro provincias, durante la cual se entrevistó a 3 303 sujetos, entre directivos, profesores, dirigentes pioneriles, estudiantes y familiares, los cuales aportaron una gran riqueza de opiniones, que fueron estudiadas.

Como resultado se diseñó una evaluación que se aplica en este curso escolar por tercera ocasión. Si en un principio reveló deficiencias, hoy ya muestra avances.

Al término del curso pasado, por ejemplo, los resultados de los estudiantes que culminaron el duodécimo grado fueron superiores en diez puntos porcentuales. Sin embargo, aún falta mucho por hacer, porque en educación lo que no se aprende hoy, mañana será tarde.

LOS MAESTROS EN EL CENTRO DE LA MIRA

La formación del personal docente que se necesita en cada territorio, no escapa tampoco a los parámetros de calidad planteados para el sistema educacional en los lineamientos del VI Congreso del Partido.

Para que este paradigma se haga realidad, profundos cambios han ocurrido en las 16 Universidad de Ciencias Pedagógicas (UCP), las cuales tienen hoy una matrícula de 46 000 estudiantes, de ellos 18 000 en curso regular diurno.

Un paso importante en la formación de estos jóvenes maestros es que se mantienen en las universidades los dos primeros años de la carrera —solo realizan la práctica preprofesional— y comienzan a insertarse en los centros docentes a partir de tercer año. De esta forma, cuando llegan a las aulas están mejor preparados para asumir la docencia responsable.

Por otro lado las UCP han realizado una cuidadosa selección de los claustros que imparten clases al primer año de la licenciatura y también, con el regreso de maestros de experiencias a las escuelas, algunos de ellos jubilados, han reforzado el sistema del tutor para los futuros maestros.

Es de destacar también que los profesores se forman ahora solo en dos asignaturas: Matemática-Física; Educación Laboral-Informática; Historia-Educación Cívica, así como Biología-Geografía o Biología-Química. Mientras que Educación Física, Idioma Inglés y Español-Literatura son asumidas de manera independiente.

Esta formación les permite dominar mejor los contenidos que imparten y dedicar más tiempo a su auto preparación.

Por último, y no menos importante, es la creación de 20 Escuelas Formadoras de Maestros, en las cuales se forman hoy más de 9 000 estudiantes en primero y segundo año.

Con todos estos pasos, más el regreso a las aulas de cientos de maestros que, por diversas razones, habían abandonado el magisterio, el sistema educacional transita hacia la elevación de su calidad.


Compartir

Margarita de las Nieves Barrios Sánchez


Deja tu comentario

Condición de protección de datos