jueves, 18 de julio de 2024

Los Premios Lucas 2022: comenzó la actividad (II)

En algunas categorías resultó más difícil la selección de los videos a  nominar...

José Ángel Téllez Villalón
en Exclusivo 06/12/2022
0 comentarios
Mauricio Figueiral en los lucas
El trovador Mauricio Figueiral devenido realizador, mereció varias nominaciones a los Premios Lucas 2022 (Tomada del Facebook del artista).

Como es habitual, la calidad de los  videos agrupados en algunas categorías, ni es pareja dentro de ella misma, ni se equipara como tendencia  a las de otras, al margen de los gustos personales o las preferencias por ciertos intérpretes o  géneros musicales. En algunas fue más placentero la  visualización y resultó más difícil la selección los clips a  nominar, en otras fue lo contrario.

En el apartado de  MÚSICA POPULAR BAILABLE se evaluaron menos videos que en la pasada edición, pero a mi entender la calidad promedio fue superior. Se  nominaron cinco videos musicales, con diferentes propuestas para sus puestas en escena. En todos está presente el ingrediente de lo bailable, aunque solo uno de ellos fue nominado por su trabajo coreográfico, “El cosquilleo”, concebido por Lya Rodríguez.

Tan mixto es el armazón estético de Freddy Loons para el tema interpretado por Elito Revé y el Charangón junto a Alexander Abreu que no falta el condimento picaresco.  La comicidad es también uno de los baluartes de la propuesta  descriptiva-narrativa de  Yaas Valdés, para el tema “El swing”  del menos conocido Iroye. Narrativa es la puesta escogida por Joseph Ros para “Olvida eso”, con los intérpretes Jolis Muñoz  y  Alain Pérez como protagonistas de una historia  manida, pero funcional.

Como ha hecho otras veces  Alejandro Pérez se luce al captar y  seleccionar las tomas más significativas de un performance musical como el que escenificó Paulo FG y su grupo en el capitalino  paseo de San Rafael. Registrando una espontaneidad y una alegría que contagian  y que armonizan con el discurso optimista y bien cubano de la propuesta musical. El audiovisual del “Sofocador” también  compite por el voto popular. El tema fue una de las propuestas musicales en la Gala de Nominación, en el Salón Arcos del  Tropicana.

El más sugerente y mejor logrado  lo facturó el equipo dirigido por el experimentado  José Rojas, el video  del tema “La fiesta del amor” del carismático Alain Pérez. Loable fue  el diseño de vestuario a cargo de Yanelis Pérez, nominada en ese apartado. Así también  la producción de Misgdalia Rodríguez y KatiaTamayo, las que aseguraron la concreción de las  ocurrencias de Rojas y del personaje principal  del video,  Alain Pérez.

La intencionalidad de estos audiovisuales marca su distinción - o similitud- con los de otros  géneros musicales. Más allá  del propósito general de los videoclips de promover una propuesta discográfica, un intérprete o un tema en particular que ya “está pega´o” o para darle el ultimo empujoncito hacia el éxito; está el de movilizar al bailador.  Se trata   de conducirlo a un estado festivo que lo haga  mover los pies, o que refuerce esa sensación de gozo, si ya está moviendo su cuerpo al ritmo de la alegría. La creatividad se prueba en los  modos de contagiarlo o de conducirlo al placer de bailar. Lo que no niega el uso de códigos normalizados o los resortes emotivos ya probados, que funcionan en tal sentido.

 

Muy cercanos a los anteriores son muchos de los videos  catalogados en la categoría de MÚSICA TRADICIONAL Y/O FOLKLÓRICA, donde fueron nominados  tres video clips.

La ejecución coreográfica  en un estudio de la  Compañía Verdarte  y la actuación de algunos de los músicos  de la matancera Orquesta Failde, son la columna vertebral del video de “Sigue ese camino”, bajo la dirección del ya mencionado  José Rojas.

En otro tono va “El abrazo”, en el que   Hisandra Maury consigue armar un discurso más alegórico, hasta   nostálgico, al empastar  tres capas  con sentidos y estéticas propias: los claroscuros performativos,  al interior de un teatro, de una bailarina  y de los rumberos de Osaín del monte; las  postales capturadas en el Malecón  con  Adonis uy otro rumbero que toca un  cajón  como protagonista,   y otro nivel más conceptual o visual,  en el que se colocan unas fotografías  de abrazos sobre ciertos espacios de la ciudad.

Más integral es el resultado del equipo que bajo la dirección de  Yeandro Tamayo  realizó el video de “Rico pilón”. Un homenaje visual al gran Pacho Alonso que comienza con un breve video de éste, desde un pequeño televisor colocado en el camerino  de un estudio de televisión, donde se preparan para su presentación  Pachito Alonso, Christian y Rey, más José Luis Arango.. Un viaje a la atmósfera de aquellos tiempos  conseguidos por el diseño escenográfico y del vestuario  concebido por la nominada  Yudith Domínguez, por el trabajo  coreográfico de Jorge Pedro Hernández y Albert Reyes, también reconocidos  por el Jurado. También se destaca la fotografía de   David Cruz y el diseño de arte de Maikel G. Páez. Aplausos para   Zenia Veigas reconocida en la categoría de Producción.

No corrieron la mejor suerte, los videos con temas más tradicionales  o folclóricos dentro de esta apartado. Destaco ese registro patrimonial y simbólico que es el video  de   “Tonadas Trinitarias”,  con guion y  dirección de María Isabel Nieblas y producida por la Oficina del Historiador de Trinidad; como el también muy documental que hizo el guantanamero Darode de “Llegó mi tumbao”, de la agrupación Mi tumbao,  agrupación  representativa del paisaje sonoro y gestual  de estas montañas orientales.

Aprecié, además, el  divertimento audiovisual que hizo  Joseph Ros de “La gran diversión”, un corto que  recuerda a otros suyos para temas del talentoso pianista Roberto Fonseca, como el de “Agua”,  premiado en ediciones anteriores de Lucas. No podría de dejar de mencionar el video de “El alardoso”, con la  legendaria Orquesta Jorrin y Mayito Rivera como invitado, y  el juguetón video que realizó Leandro de la Rosa de “El Juego”, protagonizado por  el grupo vocal Sampling y unos niños muy graciosos que los ponen a competir.

 

A otros vuelos metafóricos motivan  las canciones de la TROVA, como que retan más la creatividad de los realizadores.  El tempo es más lento y el discurso, como tendencia,  es menos literal que el de la música popular bailable y la tradicional. Llevan una carga de reflexiones y alusiones, es más indirecta y más rica en lo semántico. De ahí,  las formulaciones poéticas de estas codificaciones  visuales,  como diálogo o resignificacion de lo planteado por el trovador.

La plasticidad  es el recurso principal del animado de la “Cancioncita”, interpretada por Lien Rodríguez. Un exquisito stop motion brotado del ingenio de  Ivette Ávila Martin, reconocida con varias nominaciones y premios en la edición 24 del certamen.

Dos videos de un trovador devenido realizador, fueron reconocidos por el Jurado en esta categoría. Me refiero a Mauricio Figueiral, quien más que una mejor suerte, comparada con la edición precedente, presentó una mejor eficacia  en la comunicación alegórica,  más claridad  en los sentidos con el uso justo de recursos  simbólicos, como que menos maraña  barroca para aludir,  un modo mejor de continuar las musicales y literarias del tema. Eso  hace con  “Cuba irá” de Karel García y en “Agua” de  Liuba María Hevia, y casi por igual   en “Certeza”, una continuidad de este último.

Con otros recursos estéticos resuelve sus planteos alegóricos  el director Fernando Almeida. Un corto muy cercano al videoarte en el que  el realizador consigue, con una fotografía antropológica y sutiles efectos visuales en la postproducción, expandir las metáforas que selecciona  en el tema que recrea, las de “Tensiones del alma” del trovador  Yordano Corrales.

Igual resultó  meritoria la propuesta que hiciera  David Rodríguez García; con sus manipulaciones visuales de viejas pinturas para describir el discurso poético de  Virulo  y  Rubén Galindo en la canción  “La flor, el viento, la mariposa, el río, los peces voladores, la sirena y yo”.  Ya colocándolos al frente de los cuadros o transportándolos a estos paisajes  cromáticos.

 


Compartir

José Ángel Téllez Villalón

Periodista cultural


Deja tu comentario

Condición de protección de datos