martes, 26 de septiembre de 2023

África no es solo una víctima del cambio climático

En la primera Cumbre Africana sobre el Clima se debaten las potencialidades del continente para enfrentar el cambio climático, la necesidad de soluciones propias y acceso a financiamiento...

Laydis Soler Milanés en Exclusivo 06/09/2023
0 comentarios
Cumbre Africana por el Clima - Kenia
Activistas y comunidades nativas se manifiestan para pedir acciones para contrarrestar el cambio climático durante la Cumbre Africana sobre el Clima (AFP)

Las respuestas ante al cambio climático deben venir de la propia África, con sus experiencias y el uso de su inmensas potencialidades. Este continente, no es solo una víctima, sino también un actor crítico en la solución de la crisis climática global. Estos son las ideas que se debaten en la primera Cumbre Africana sobre el Clima, desarrollada desde el lunes 4 de septiembre hasta este miércoles en Kenia.

El evento cuenta con la presencia de más de 20 jefes de Estado y de Gobierno, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, António Guterres, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, la Unión Africana y activistas contra el cambio climático.

Se espera que logre una posición común africana para próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) a celebrarse en noviembre en Emiratos Árabes Unidos. 

¿POR QUÉ ÁFRICA?

A pesar de que el continente solo es responsable de entre el 2% y el 3% de las emisiones de carbono en el mundo, según las Naciones Unidas, sufre de un fuerte impacto ante el cambio climático y se considera la región más vulnerable del planeta ante desastres naturales en ese sentido.

Sequías, desertificación y aumento del impacto de ciclones, causan desplazamiento de la población y crisis alimentarias. Además, sufre significativamente del aumento de las temperaturas, en una región ya de por sí altamente cálida y con grandes zonas desérticas. Actualmente, Etiopía, Kenia y Somalia están en medio de su peores sequías en cuatro décadas.

Sin embargo, a pesar de que las soluciones pueden venir desde el conceso regional y los propios países africanos, la respuesta que pueden dar los gobiernos es limitada debido a problemas económicos como la falta de liquidez y la deuda. Es por ello que se convoca un mayor apoyo global a la región para aprovechar las potencialidades del territorio e impulsar una economía verde.

FINANCIAMIENTO Y COLABORACIÓN PARA ÁFRICA

Brindar prosperidad y bienestar a la creciente población de África sin empujar al mundo más profundamente hacia el desastre climático no es una propuesta abstracta o una mera ilusión. Es una posibilidad real, probada por la ciencia, expresó el presidente de Kenia, William Ruto, en el discurso de apertura de la cumbre.

Según el mandatario y la Unión Africana, están decididos a ejercer mayor influencia y conseguir apoyo ante la crisis climática. Por décadas el norte global ha explotado los recursos de la región y contaminado el planeta, es hora de revertir esa situación y darle una verdadera oportunidad de crecer en materia de energía verde y otras formas de enfrentar el cambio climático.

África tiene inmensas oportunidades, por ejemplo, una enorme riqueza mineral, entre ella el cobalto, necesario para la transición a la energía renovable en el mundo. Además, tiene un potencial para esas mismas energías, señalaba el el expresidente nigeriano, Yemi Osinbajo, quien participa como asesor de organizaciones medioambientales a la cumbre. Con una media de 300 días de sol al año, solo contiene el 2% de las instalaciones de generación de energía solar, afirmaba. También por su rica geografía tiene importantes potencialidades para la energía eólica, geotérmica e hidroeléctrica.

Sin embargo, según el presidente de Kenia y el jefe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) solo el 3% de las inversiones globales en la transición energética llegan a África. Asismismo, cabe resaltar que casi 600 millones de personas en el continente están sin acceso a la electricidad. 

Este es nuestro momento”, expresaba en la cumbre Mithika Mwenda, de la Alianza Panafricana por la Justicia Climática. El flujo anual de asistencia climática es menos de lo que se necesita y significa una fracción del presupuesto de países y empresas contaminantes, comentaba.

Ante la desalentadora situación del cambio climático, ya Cuba como presidente protémpore del G-77 y China, denunciaba en la Cumbre de los BRICS, también celebrada en África, “el ineficaz el orden internacional diseñado por los países desarrollados de Occidente y las grandes transnacionales, pues no toma para nada en cuenta el progreso de las naciones del Sur.

De concretarse la Declaración de Nairobi al final de la cumbre, significaría un avance para impulsar soluciones concretas y financiamiento a plantearse en la próxima COP28, la Cumbre del G20, Asamblea de Naciones Unidas, reunión anual del Fondo Monetario en octubre, entre otros eventos internacionales que también tendrán en su agenda al cambio climático como tema de prioridad.  


Compartir

Laydis Soler Milanés

Periodista, amante de la literatura y de la buena música.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos