viernes, 19 de abril de 2024

Puja al cierre (+Video) (+Infografía)

Terminados los debates entre los candidatos presidenciales norteamericanos, persisten las dudas sobre el resultado en las urnas...

Néstor Pedro Nuñez Dorta en Exclusivo 30/10/2012
0 comentarios
Obama o Rommey
Nada es aún certero en materia de pronósticos para las cercanas elecciones generales.

El terreno para la batalla por la presidencia norteamericana parece casi listo.

Así, luego de tres debates públicos, el presidente Barack Obama, empeñado en la reelección, aparece a la cabeza de las preferencias, según rezan las más recientes encuestas, aunque sin un margen que signifique seguridad y tranquilidad para sus aspiraciones.

De hecho, luego de un primer debate donde lució flojo y descolocado, Obama se impuso en las segunda y tercera citas mediante el uso de fuertes argumentos y un estilo agresivo.

No obstante, la compleja realidad que vive los Estados Unidos, sobre todo en materia económica, parece mantener en la indecisión a un buen número de votantes, espacio que cada candidato se esfuerza por ganar. Ese hecho es el que hace que la diferencia entre ambos no resulte aún decisiva ni definitoria.

Hay que decir que los números en cuanto al favoritismo por uno de los candidatos a la presidencia norteamericana oscilan casi constantemente.

Un reciente conteo aseguraba que podría producirse un virtual empate técnico con solo dos puntos de diferencia a favor de Barack Obama.

En esas condiciones, bien podríamos estar en presencia de una liza que no estaría exenta de sorpresas, mucho más cuando las elecciones en los Estados Unidos cuentan en su historia con más de un final inesperado determinado por las más diversas causas.

Lo cierto es que en las horas finales antes de la votación, ambos contendientes se han entregado a una puja proselitista de amplias dimensiones, conscientes de que nada está escrito todavía en materia de resultados, y que un patinazo o un descuido les serían fatales en sus aspiraciones.

Mientras, detrás del escenario, las fuerzas interesadas en un cambio ultraderechista en los Estados Unidos cuecen sus políticas.

Es ya un hecho que la campaña presidencial de este año puede totalizar un récord de gastos superior a los mil millones de dólares, al tiempo que gruesas cifras se siguen moviendo en uno y otro sentido, aunque sin dudas los grupos conservadores resultan muy activos en ese trasiego.

Así, un sector de multimillonarios de derecha confirmó que sumará energía, dinero e influencia política para elegir este año a un republicano como jefe de la Casa Blanca. En ese sentido el magnate de los casinos de juego Sheldon Adelson, declaró que su grupo está listo para gastar otros cien millones de dólares antes de las votaciones a favor de Romney, porque el objetivo es deshacerse de Barack Obama.

En consecuencia, vale reiterarlo, nada es aún certero en materia de pronósticos para las cercanas elecciones generales gringas, y por tanto todavía no hay aún indicios claros sobre la identidad del ocupante de la Oficina Oval por los próximos cuatro años de mandato.


Compartir

Néstor Pedro Nuñez Dorta

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos