domingo, 29 de enero de 2023

La Liga de las gradas vacías

El béisbol5 está sacando la cara por el deporte nacional...

Norland Rosendo González en Exclusivo 12/11/2022
0 comentarios

Próxima a cumplir el primer tercio del calendario regular, la Liga Élite del Béisbol Cubano (LEBC) sigue sin conquistar al público y con un Mundial de fútbol a la vuelta de unos días, las gradas seguramente se mantendrán vacías por buen tiempo.

A los jugadores no les gusta salir al campo bajo el sol del mediodía y ver que solo unos pocos fieles están en el graderío. Ellos viven de jugadas y aplausos; de batazos y rechiflas; de engarces y congas. De poco vale lo primero de cada binomio si no hay lo otro.

Así anda el torneo élite, tratando de compensar con mejores juegos y estadísticas dentro del rango de las ligas invernales del Caribe la escasez de espectáculo.

Solo dos equipos tienen una decena de éxitos o más. Agricultores (11-4) y Ganaderos (10-4) encabezan la tabla de posiciones y casi todos los pronósticos los dan como animadores de los play off y serios candidatos a representar a Cuba en la Serie del Caribe Gran Caracas 2023.

En el otro extremo, Portuarios salió de la que va siendo la peor racha: diez derrotas que mantienen a ese equipo en el último lugar del ordenamiento, pero nada que sea definitivo. Aún la diferencia no es insalvable.

Algunos ya dicen que ese formato de seis conjuntos para clasificar cuatro y después cruces a partir de cero necesita de incentivos como asegurar que el primero pase directo a la final o que empiece la postemporada con un juego de ventaja.

En lo individual, Dánel Castro se sigue acercando al récord absoluto de jit que por pocos días debe mantener Enrique Díaz (2378). Con la reanudación este sábado de un juego congelado con Ganaderos, tendrá dos imparables más a los 2370 oficiales.

Será uno de los hechos más significativos de este torneo, pero el tunero también está cerca, a tres, de las 2300 carreras impulsadas, una marca que solo ostentan tres hombres: Orestes Kindelán (1511), Antonio Muñoz (1412) y Antonio Pacheco (1304). Llama la atención que todavía no ha impulsado a nadie en la justa.

Esta semana aspiran a los premios de mejores jugadores los bateadores Yusniel Ibáñez, Yadil Mujica, ambos de Centrales, y Héctor Labrada (Ganaderos); y entre los pícheres compiten por los votos de la comisión nacional, la prensa y la población: Leandro Martínez (Agricultores), José Ramón Rodríguez (Ganaderos) y Dariel Góngora (Centrales). Vote a través de la página web www.beisbolcubano.cu

Jonrón y ponche por fuera

En su afán por no morir viendo los Juegos Olímpicos desde casa, al béisbol le han cortado par de innings para hacerlo más breve y ahora han sublimado un antiguo juego callejero con el rimbombante nombre de béisbol5.

En el primer Mundial de esta modalidad deportiva en la cual bate y guantes son las manos, Cuba está siendo el mejor equipo y sus pretensiones doradas van tomando forma cada vez más. Será, si llegan a coronarse, la gran noticia en un país que va viendo los podios cada vez más lejos en su deporte nacional.

Es un juego dinámico, rápido, versátil, mixto, que podría interesar a las televisoras (oh, ellas tan poderosas al decidir quién sí y quién no) y a los organizadores de las olimpiadas desde casi todos los puntos de vista. Como mismo lo logró el baloncesto de 3x3.

Así, mientras en la capital de México los triunfos en el béisbol5 son uno tras otro, y varios de ellos por nocaut, en el mismo país, el conjunto de béisbol tradicional de la categoría sub-18 (juvenil) ocupó el último lugar en su grupo eliminatorio del campeonato panamericano y en la ronda de consuelo solo puede aspirar a un lugar del siete al nueve. Increíble.

No hablamos de un Mundial, sino del torneo continental cuyo medallero histórico aún es liderado por el equipo de nuestra ínsula. Y en los tiempos más complejos, si no había oro se conseguía alguna buena ubicación.

Parecía que el décimo puesto en la cita del orbe del sub-23 iba a ser el peor lugar en un certamen internacional este año, pero no, esta pléyade de jugadores más jóvenes se ha quedado sin medallas en un panamericano y lo peor, sin el Mundial de 2023.

Y en medio de ese sombrío resultado, el pícher Miguel Neira lanzó juego perfecto este viernes ante Perú en la ronda de consuelo. De los 21 outs, 19 fueron ponchando.

Antes, en el juego de todo o nada contra Nicaragua, el abridor Darío Sarduy había admitido un solo imparable en seis entradas, pero sus compañeros no pisaron la goma dejando a unos cuantos hombres en base, hasta que el séptimo, ya fuera Darío por cantidad de picheos, los nicas aplicaron el viejo adagio beisbolero: las carreras que no haces, te las hacen. Y adiós Mundial de mi vida.

Se está acabando otra temporada internacional con un saldo poco agradable para Cuba. La nota más alta, altísima, se la ganaron los jovenzuelos del sub-15: plata Mundial y bronce de oro en el Panamericano.

Desde que debutaron en el torneo continental mostraron garra, herramientas, enfoque y potencial para un gran resultado, a pesar de que la preparación para ese evento tuvo sus contratiempos, pero esos niños se crecieron siempre.

Ahora, mientras la Liga Élite no llena estadios, pero sigue avanzando y el sub-18 regresará sin el boleto mundialista, el béisbol5 parece que nos salvará este fin de año con un juego que, no lo dude, tiene más opciones de establecerse en el programa olímpico antes de que regrese su papá, el béisbol original.

 


Norland Rosendo González

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos