domingo, 5 de febrero de 2023

El cooperativismo en Cuba: sombras y luces (+Infografías)

Ya sea por toda esa rica historia de más de seis décadas de existencia -aun cuando fundamentalmente se promovieron en la agricultura y con no pocas dificultades-, o por la urgencia de perfeccionar su accionar y lograr un mayor reconocimiento de la sociedad, ya resultan imprescindibles en Cuba una Ley de Cooperativas y un Instituto para el Fomento y Desarrollo de esas formas de gestión...

Fidel Benito Rendón Matienzo en Exclusivo 20/10/2022
1 comentarios
Cooperativas no agropecuarias
De los 5 463 actores económicos aprobados por el Ministerio de Economía y Planificación (MEP), solo hay 58 cooperativas no agropecuarias (CNA).

Interesantes ideas fueron expuestas el domingo 16 de octubre en el programa Cuadrando la caja que trató el tema del cooperativismo, su viabilidad económica y social, su inserción y papel en la economía cubana, partiendo de la paradoja o preocupación de que hasta el día 13 del actual mes, de los 5 463 actores económicos aprobados por el Ministerio de Economía y Planificación (MEP), 5 405 son mipymes y solo 58 cooperativas no agropecuarias (CNA).

Panelistas de lujo tuvo esta emisión televisiva pues con mucha vehemencia y aportes en conocimientos e ideas hablaron el Doctor en Ciencias Alcides López Labrada, un experto en el asunto; Abelardo Ávila Silva, presidente de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Antelo Regalado, del municipio artemiseño de Güira de Melena; y Ernesto Guzmán, miembro de la Junta Directiva de la CNA Crea Entorno, de la capital.

Alcides recordó que este movimiento tiene 118 años de vida, pues la primera cooperativa surgió en 1844 en Inglaterra, es decir, nació dentro del capitalismo y hoy suman más de tres millones las existentes en el orbe, donde unas 100 millones de personas son socios, el 12,5% de la población del planeta. Por la diversidad de servicios que prestan funcionan a ritmo galopante, subrayó el académico.

En Cuba las primeras se crearon en el campo con el objetivo de socializar las producciones respetando la propiedad de la tierra en manos de los campesinos, sobre todo de quienes estaban muy aislados, y no podían dedicar el mayor tiempo a la producción, por lo cual necesitaban de un mecanismo que asumiera los servicios, los cobros y pagos, los créditos bancarios.

Bajo esa concepción surgieron las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS), después las CPA y por último las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), no exentas de dificultades, trabas y desviaciones, y fue en 2013 cuando de manera experimental aparecen las CNA.

Pero tal cual precisó en Cuadrando la caja Ernesto Guzmán, si en el mundo muchas cooperativas se gestaron como parte de la lucha sindical, o por reivindicaciones diversas, en Cuba se concibieron partiendo de la voluntad de sus miembros de solucionar problemas económicos y de actualizar nuestro modelo económico y social.

Su CNA es de la industria manufacturera, lleva ya 10 años de creada, y sus socios eran personas naturales que un día decidieron unirse, compartir sus bienes y servicios, y según él ha sido una experiencia maravillosa, con crecimiento personal, no ajena a problemas.

NECESIDAD DE UN INSTITUTO PARA EL FOMENTO Y DESARROLLO DEL COOPERATIVISMO

En opinión del representante de la Junta Directiva de la CNA Crea Entorno, en los últimos años se ha hablado de crear el Instituto de Cooperativas, incluso no fragmentado (en alusión a las no agropecuarias) porque al fin los principios que las distinguen son comunes.

Pero hace falta ese ente coordinador que aglutine todas las legislaciones y encauce el movimiento cooperativo de una manera ordenada, y que intencione más a los sectores prioritarios, opina Ernesto Guzmán.

Al respecto López Labrada aclara que, aunque hay una norma legal para las agropecuarias y otra destinada a las No agropecuarias, el país está reclamando un Ley General que sirva de sombrilla legal a todas y solo las diferencia por el tipo de actividad principal que realiza cada cual.

También está haciendo falta un Instituto para el Fomento y Desarrollo de las cooperativas pues aun cuando son entidades autónomas su conducción ha sido desde el Ministerio de la Agricultura y demás organismos estatales, pero dicho sea de paso su creación ya fue aprobado por el Buró Político del Comité Central del Partido y el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, en tanto le toca al MEP su concreción.

Alcides, profesor además de la Escuela Superior de Cuadros del Estado y el Gobierno, señaló como otro reto promover o integrar las Cooperativas de II grado, en aras de romper el bloqueo estadounidense pues ellas tendrían la facultad de importar y exportar, y de avanzar en la creación de una Escuela de líderes de cooperativas.

¿Por qué tan pocas cooperativas no agropecuarias aprobadas?

El experto considera que para dar respuesta a la pregunta anterior se debe partir de un análisis holístico, de sistema, porque hay un grupo de problemas hacia el interior de esos colectivos, que van desde falta de liderazgo hasta de fuerza de trabajo.

Para Ernesto harían falta, además, nuevas legislaciones, sin olvidar que hoy hay mayor promoción a la formación de las Mipimes respecto a las CNA.

Abelardo ve el asunto con otra mirada pues el envejecimiento poblacional también está presente en el campo, donde años atrás a raíz de un amplio desarrollo en el país se hizo sentir el éxodo hacia la ciudad.

Para el presidente de la CPA Antonio Regalado  ha habido cooperativas que ha sido necesario desintegrar, primero, por falta de atención y aunque son autónomas necesitan recursos y servicios de tipo bancarios, de otorgamiento de tierras y medios, en aras de que funcionen, como también otras en las que al frente de ellas ya no están sus fundadores y los intereses no son los mismos.

Podemos ir a la integración, pero sin olvidar que el campesino o cooperativista se siente anapista (como miembro de la organización campesina) y el socio de la UBPC se siente asociado a un sindicato, acotó.

Otro detalle que ha incidido en no lograrse un mayor auge ha sido el de la existencia de colectivos que se han convertido en empresas privadas, se han desviado de su razón de ser, y sin dudas por una mala dirección de sus juntas.

El Ministerio de Economía y Planificación tiene una deuda con el movimiento cooperativo, el de reconocerla como actores económicos esenciales y lograr que los mecanismos para que les lleguen los recursos sean similares, pues estos se distribuían a través del sistema empresarial y a veces no llegaban por igual a todos, subrayó Alcides López en Cuadrando la caja.

La decisión del Ministerio de la Agricultura de que las empresas estatales atendieran las cooperativas, hizo más compleja la situación. Eran empresas productivas, no creadas con el fin de brindar servicios, que se quedaron sin tierras y sin fuerza de trabajo agrícola, (cuando las tuvieron no fueron eficientes), y de repente se convierten en juez y parte de un movimiento cooperativo del cual no dominaban los principios, según un reciente artículo del Doctor en Ciencias Económicas Armando Nova González.

Ahí está otra diferencia. Desde su surgimiento, las CNA tuvieron que arreglárselas solas, y en buen cubano tenemos que ser capaces de autofinanciarnos, de buscar proveedores de materias primas, de solucionar nuestros problemas aun cuando estamos en el Plan de la Economía, considera el representante de la CNA Crea Entorno.

No podemos esperar que nos digan lo que tenemos que hacer, tenemos que ser capaces de actualizar nuestro modelo económico y para eso tenemos que cambiar nuestra mentalidad, sentenció Guzmán.

¿Qué hacer para fortalecer el movimiento cooperativo en Cuba?

Según Alcides el problema más grave que enfrenta este movimiento a nivel mundial –y Cuba no es una excepción- es la falta de cultura de cooperativismo.

No puede verse la cooperativa como un lugar donde se siembre yuca y boniato; es una organización económica y social; por tanto, hay que verla asociada a la comunidad donde se encuentra, a los gobiernos locales.

Hay que sembrar boniato pero también personas y tratar que esas riquezas vuelvan al lugar donde se generaron, desarrollar las comunidades agropecuarias y así evitar el éxodo.

De acuerdo con Abelardo ellas son necesarias en el campo como elemento aglutinador, más allá de lo productivo, pues impactan en lo social, en lo cultural, en la vida de ese asentamiento poblacional.

Hoy las cooperativas apadrinan escuelas, hogares de ancianos y maternos, círculos infantiles, y al ocupar un espacio social tan grande la comunidad propiamente no puede vivir sin ella.

Para Guzmán la solidaridad, la ayuda mutua han estado presentes en los momentos más difíciles, y por eso en un país como el nuestro con valores sociales, el cooperativismo es necesario fomentarlo desde edades tempranas en las propias escuelas.

Pero esa cultura, según Alcides, hay que crearla en el micro y en el macro entornos, donde se toman decisiones, y tener bien claro un concepto erróneo, pues hay quienes consideran que el tipo de propiedad que tienen las cooperativas es privada cuando en realidad es colectiva.

Gracias a la Revolución se ha formado un potencial de investigadores y académicos que tienen que ver con el mundo del cooperativismo, universidades como las de Pinar del Río, de La Habana, de Granma y Villa Clara, por citar algunas. Hay maestrías y doctores en ciencias, está el aporte de organizaciones como la Asociación Nacional de Economistas y Contadores, la ANEC.

Y ese potencial hay que ponerlo en función de hacia dónde queremos que vaya el movimiento cooperativo en Cuba, en los más diversos sectores, coincidieron los panelistas.

En estos momentos de desgracia, como pasó durante el combate a la COVID y por estos días con los daños ocasionados por el huracán Ian, fundamentalmente en Pinar del Río, muchas son las donaciones y gestos solidarios de las cooperativas agropecuarias y no agropecuarias, junto a los restantes actores económicos.

Entonces hay razones suficientes para fortalecerlas y seguir apostando por ellas, en medio de sus luces y sombras.

DESDE LAS REDES SOCIALES OPINIONES MUY FAVORABLES

JRB dijo:

Cooperativas hay y pueden concebirse en casi cualquier esfera y es deber de los territorios impulsar y estimular la creación de estas (…) en un sinnúmero de actividades, como recogida de basura y su reciclaje, limpieza de calles, parques, carreteras, solares y edificios,  pintura de inmuebles, arreglos de calles, construcción de alcantarillados, poda de árboles, elaboración de carbón, etc. Es inagotable el área de acción, pero todo a partir del interés de sus socios, la ayuda de autoridades y encontrar las fuentes de ingresos. Eso sí, requieren de capacidad para importar equipos, insumos, etc. Sin mediadores y que su creación y control sea a nivel local poco a poco pero con constancia.

Manuel dijo:

Estuvo muy interesante el programa y me confirmó el hecho de que están priorizando las mipymes sobre las cooperativas y creo que no es correcto porque muchas mipymes son reconversiones de negocios particulares, y solo revenden y, por lo tanto, inflan precios, mientras las cooperativas son de carácter productivas casi todas, o sea, economía real. Hay que priorizarlas.

Pedro gallo Pimentel. dijo:

Muy bueno este programa, muy educativo y necesario en este momento en activar el movimiento de las cooperativas en Cuba y que se conozca en todo el país y el mundo.

Muy acertado el planteamiento relacionado de que se busque el asesoramiento de las instituciones científicas.

Catalejo dijo:

Es necesario que las Mipymes fabriquen todas las cosas que necesita nuestra población, pero con calidad, porque ahora todo el mundo vende caro y nada tiene calidad. Somos un país con un hermoso clima, un país tropical con mucha tierra fértil, era para que no faltara el guarapo, los jugos de frutas, para que se fabricara ropas de acuerdo con nuestro clima, hay mucha tela por donde cortar, no se puede seguir revendiendo lo poco que vende el Estado, la gente debe de tener el talento de desarrollar, de crear las cosas que el país demanda para bajar los precios abusivos que suben como la espuma.

JMuima dijo:

Como parte de la empresa estatal, pensé que el tema no me interesaría mucho, felizmente reconozco que me equivoqué, ¡qué buen programa!, ¡qué bien los dirigentes de cooperativas!, así tienen que ser estos programas, felicidades

Dianellys Carrillo Concepción dijo:

Muy buen programa. Es muy difícil resumir en un solo programa todo lo concerniente a las Cooperativas. Creo que se tocaron aspectos muy importantes y estratégicos. Si lográramos eliminar los obstáculos se obtendría un impacto favorable en la economía cubana. Como se ha dicho debemos fomentar los principios del cooperativismo.

Felicidades al programa, a los invitados y a todo el equipo de trabajo.


Compartir

Fidel Benito Rendón Matienzo

Periodista con 40 años de experiencia, dedicado actualmente a temas económicos, merecedor en 2022 del Premio por la Obra de la Vida, durante 20 años ocupó diversas responsabilidades, además de ser tutor y miembro de Tribunales de Tesis de Grado e integrar jurados de concursos nacionales de Periodismo, de la UPEC y la ANEC.

Se han publicado 1 comentarios


Abdrés Dovale Borjas
 29/10/22 0:14

En múltiples ocasiones he realizado comentarios en la prensa nacional señalando que el cooperativismo y la autogestión obrera de las empresas son las características fundamentales del Socialismo y que mientras no se desarrollaran en Cuba, no se podía hablar ni siquiera de construcción del Socialismo, como lo dice el Che al referirse a la abolición del trabajo asalariado que es el resultado de la gestión obrera directa de los medios de producción y que la propiedad y gestión estatal de las empresas es la característica fundamental del Capitalismo Monopolista de Estado desarrollado por Lenin, Trotski y Stalin y que llevó al fracaso en aquellos países del supuesto "socialismo real".

La información de este artículo es vergonzosa ninguno de los que tomaron parte en ese programa televisivo ni de los que lo publican, ni tampoco los que lo comentan, tiene una idea de lo que es el cooperativismo y su importancia clave en el desarrollo del socialismo. Si lo saben lo ocultaron muy bien para no buscarse problemas

De hecho, en este artículo, y probablemente tampoco en el programa televisivo, se mencionan los términos socialismo ni socialista.

Este programa y esta publicación nada aportan al desarrollo del verdadero cooperativismo y, mucho menos, al desarrollo del Socialismo.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos