miércoles, 24 de julio de 2024

Viaje al fin de año

Un acercamiento a las similitudes y diferencias de las tradiciones festivas navideñas entre las naciones de Cuba y Venezuela

Lourdes Ordeñana del Río en Exclusivo 26/12/2011
17 comentarios
Guiso de Hallacas Venezolanas
Hallacas ya preparadas para cocer

Los últimos días de diciembre del 2011 nos traen nostalgias por la despedida del viejo año y alegrías por la llegada del venidero 2012. Los recuerdos vuelan también hasta aquellos seres queridos que ya no están con nosotros. Y en otro orden, nos “ponen las pilas” para preparar los platos que más nos gustan y tratar de celebrar la fecha por todo lo alto.

A LO CUBANO

Existe un acostumbrado menú de comidas y bebidas típicas de la cocina de nuestro país, donde el plato principal es la carne de cerdo con arroz congrí. La yuca hervida con mojo se usa preferiblemente como acompañante, aunque a veces se sustituye por malanga o calabaza, también con aliño. Nos gustan mucho los llamados “plátanos a puñetazos” o “tostones”. Se complementa la cena con ensalada a la estación (tomates, pepinos y verduras), finalizando con los exquisitos buñuelos en almíbar. Y la cerveza constituye la bebida preferida para el brindis.

Mientras unos preparan este delicioso banquete, otros prefieren buscar masa y hojas de maíz con el fin de hacer los tan codiciados tamales, que son una especie de empanada de masa de harina de maíz, envuelta en hojas de plátano o de la mazorca del maíz, y cocida al vapor o en el horno. Los hay de diversas clases, según el manjar que se pone en su interior y los ingredientes que se le agregan. Solemos cocinarlos con carne de cerdo, y hasta con jamón.

Aparte de las exquisiteces oriundas de Cuba, también cuenta la idiosincrasia del pueblo. Nosotros los caribeños nos caracterizamos por ser festivos, alegres y nos motivamos con cualquier tipo de música. Tanto bailamos al compás de Los Van Van como con una melodía de la orquesta Aragón, al ritmo del tan conocido chachachá… ¡Ah! Y los más jóvenes se mueven a base de reguetón.

Esta última quincena de diciembre es propensa a jubilosas actividades diurnas y nocturnas, ya sean paseos, visitas a restaurantes, locales nocturnos, así como reuniones departamentales, de centros de trabajo, y, claro está, encuentros en el hogar.

Y teniendo en cuenta que en otros países los festejos son similares, hoy ahondaremos en el tema, matizándolo con un atractivo viaje por las tradiciones de Venezuela, donde un grupo de nuestros compatriotas, producto de los lazos de colaboración existentes entre ambas naciones, pasarán esta fecha en esa tierra suramericana.

A LO VENEZOLANO

La comida típica se basa en un pernil de cerdo asado, acompañado de ensalada de gallina (carne de pollo con papas salcochadas, zanahorias, petit pois, maíz desgranado, ramas de perejil y trozos de piña o manzana), y la hallaca.

“Lo más importante en nuestra comida es la hallaca, muy parecida al tamal cubano, pero se diferencia por los ingredientes. Es uno de los platos tradicionales del arte culinario que engalanan las festividades navideñas de nuestra Venezuela”, comentó a Cubahora la venezolana Anni Beatriz Vázquez, proveniente de Puerto La Cruz, quien se encuentra de visita en nuestro país.

En fin de año no puede faltar en un hogar venezolano la llamada hallaca, que se cuece en tres partes: elaboración del guiso; preparación de la masa y acondicionamiento de las hojas; y la confección y cocción del manjar.

“Entre los ingredientes se encuentran la carne de cerdo, res, gallina hervida y tocino troceados finamente; cebolla cortada en dados; ajo porro, cebollón, alcaparras, pimentón rojo, y tomates. Además se le añaden pasas, ají dulce, vino Marsala, vinagre, harina de maíz, sal pimienta y aceite con onoto. Todo ello se mezcla en forma de masa, se envuelve en hojas de plátano y se ata con un cordel, al igual que se hace con los tamales cubanos”, añadió Vázquez.

La cena se acompaña de ponche crema, vino y guarapita, que es una cóctel de frutas con licor; aunque algunos prefieren cerveza.

“El ritmo típico de dichas festividades es la gaita. No hablo del instrumento musical, sino de una melodía a base de tambores, cuatro, charrasca y furruco, es decir, elementos que producen un compás de salsa, muy sabroso de bailar”.

Los caribeños, con ese impulso fogoso que nos caracteriza, no necesitamos una ocasión especial para festejar. Incluso, compartimos la idea de que la vida en su esencia se encuentra llena de disfrute y optimismo, lo que complementa cualquier conmemoración.

¿Un deseo para nuestros lectores? Que prime la felicidad, la comprensión, la salud y que el año 2012 sea mejor que el anterior.
¡Felicidades!


Compartir

Lourdes Ordeñana del Río

Se han publicado 1 comentarios


Leny
 26/12/11 16:08

Ummm...que rico se ve eso!Muchas gracias para la felicitación. Lo propio para usted y todo el equipo de Cubahora.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos