sábado, 25 de mayo de 2024

Cocina de Cuba

un blog de Cocina de Cuba

Recetas sabrosas y consejos útiles para hacer conservas caseras

En Cuba, se puede hallar una extensa variedad de productos tropicales como mangos, piñas, plátanos, guayabas, pimientos, tomates y ajíes…

Alberto Jesús Quirantes Hernández
en Exclusivo 10/04/2024
0 comentarios
Sabrosa conserva
Mermelada casera de guayaba (Foto tomada de Receta Venezolana)

Confeccionar conservas caseras con alimentos cubanos es una manera excelente de salvaguardar los sabores y la frescura de la isla por todo el año. Aquí se ofrece orientaciones para hacer conservas deliciosas saludables.

En primer lugar, para conseguir los resultados mejores, se debe elegir vegetales y frutas maduros y frescos. En Cuba se puede hallar una extensa variedad de productos tropicales como mangos, piñas, plátanos, guayabas, pimientos, tomates y ajíes. Hay que asegurarse de escoger productos de temporada para conseguir la mejor textura y sabor.

Después, lavar y desinfectar todos los productos antes de empezar el procedimiento de la conservación. Pelar y cortar los vegetales y las frutas según sea necesario. Si se están fabricando conservas de frutas, se debe considera añadir un poco de jugo de limón para evitar la oxidación y conservar el color fresco.

Es conveniente considerar que, en lugar de utilizar grandes cantidades de azúcar, tomar en cuenta opciones más saludables como la miel para endulzar las conservas. Además, se puede experimentar con hierbas aromáticas y especias para acentuar el sabor sin añadir calorías vacías.

Otro paso importante es asegurarse de seguir las más seguras técnicas de conservación para impedir la contaminación bacteriana. Esto comprende el uso de sellado adecuado y frascos esterilizados para crear un ambiente libre de oxígeno que impida el crecimiento de bacterias. Considerar métodos de preservación como la conservación en frío o el enlatado al vacío para mantener la frescura de los productos durante más tiempo.

También resulta necesario colocarles etiquetas a las conservas con el señalamiento del contenido y la fecha de envasado para un seguimiento fácil. Algo de suma importancia es poner las conservas en un lugar oscuro y fresco para mantener por más tiempo su calidad. Se deben consumir las conservas dentro del año en curso para disfrutar de su máxima frescura y sabor.

Cumpliendo con estos consejos, se puede disfrutar de conservas caseras deliciosas con productos cubanos que recuerdan los aromas y sabores de la isla en cualquier minuto del año, mientras se mantiene un camino saludable en la alimentación.

Recetas

Mermelada de guayaba y mango 

Ingredientes:

Tres guayabas maduras

Dos mangos maduros

Una taza de azúcar

Jugo de un limón

 

Preparación:

Pelar y cortar las guayabas y los mangos en pequeños trozos. Separar las semillas de las guayabas si fuese necesario.

En una olla grande, colocar los trozos de guayaba y mango junto con el jugo de limón y el azúcar. Remover bien para que se combinen los componentes y después batir.

Cocinar a candela media a bajo, revolviendo en ocasiones para impedir que se pegue, por unos 30 a 40 minutos o hasta que la fruta esté blanda y la mezcla se haya vuelto espesa.

Para demostrar si la mermelada está lista, colocar una pequeña cantidad en un plato que esté frío. Dejar que se enfríe por unos segundos y después pasar el dedo por encima. Si la mermelada no se junta de nuevo, está lista.

En tanto la mermelada aún esté caliente, verterla en frascos esterilizados, llenándolos hasta el borde. Asegurar de limpiar apropiadamente los bordes de los frascos para que se forme moho.

Tapar los frascos de inmediato y colocarlos boca abajo durante varios minutos para que se forme un sello hermético.

Una vez que los frascos estén enfriados y sellados, guardarlos en un lugar oscuro y fresco. La mermelada durará durante varios meses si adecuadamente se almacena.

Una vez que se abra, guardar el frasco en el refrigerador y consumir la mermelada dentro de una semana.

 

Pimientos en vinagre

Ingredientes:

Un kilogramo de pimientos que pueden ser de diferentes colores para darle un colorido mayor

Una taza de agua

Dos tazas de vinagre

Dos hojas de laurel

Dos cucharadas de sal

Cuatro dientes de ajo

Granos de pimienta negra enteros, opcional

 

Preparación:

Lavar bien los pimientos y secarlos. Quitar las semillas y los tallos de los pimientos y cortarlos en trozos o tiras según preferencia.

Hervir los frascos de conserva y sus tapas en una cazuela grande durante por lo menos 10 minutos con el fin de esterilizarlos. Seguidamente, escurrirlos y dejarlos secar arriba de un paño limpio.

En una cazuela grande, combinar el vinagre, el agua, la sal, los dientes de ajo pelados y las hojas de laurel. Si se desea, también se le puede adicionar algunos granos de pimienta negra enteros para proporcionar un mayor sabor al líquido.

Posteriormente, calentar los pimientos en una sartén grande a candela media a alta hasta que queden ligeramente cocinados, pero aún crujientes. Esto debería demorar de unos 5 a 7 minutos. No es necesario cocinarlos totalmente pues se continuarán ablandando en el líquido de conserva.

Ulteriormente colocar los pimientos cocinados en los frascos esterilizados, asegurando de facilitar un poco de espacio en la parte de arriba. Seguidamente, echar el líquido de conserva caliente encima de los pimientos hasta cubrirlos completamente y entonces tapar los frascos de conserva de forma segura y ponerlos boca abajo sobre un paño limpio durante varios minutos para que se cree un sello hermético. Posteriormente, dejarlos enfriar a temperatura ambiente.

A continuación, guardar los frascos en un lugar oscuro y fresco durante por lo menos dos semanas antes de consumir estos pimientos en vinagre. Esto permite que los sabores se combinen totalmente.

 

Dulce de piña

Ingredientes:

Una piña que esté madura

Dos tazas de azúcar

Cuatro clavos de olor, opcional

Jugo de un limón

Una rama de canela, opcional

 

Preparación:

Pelar la piña, quitarle el corazón y partirla en pedazos pequeños en rodajas, según gusto.

Colocar los trozos de piña en una cazuela grande y agregar el azúcar, el jugo de limón, y, si se desea, la rama de canela y los clavos de olor.

Cocinar en candela de media a baja, moviendo en ocasiones para que no se pegue, por alrededor de unos 30 a 40 minutos o hasta que la piña se encuentre blanda y el líquido haya disminuido y concentrado.

Para comprobar si el dulce ya está, poner un poquito en un plato frío y permitir que se enfríe por unos segundos. Pasado este tiempo debería tener una consistencia espesa y gelatinosa.

Mientras el dulce aún se encuentre caliente, verterse en frascos esterilizados, rellenándolos hasta el borde, pero limpiando bien esos bordes para imposibilitar que se forme moho.

Tapar inmediatamente los frascos y ponerlos boca abajo por unos cuantos minutos para que se forme un sello hermético.

Una vez que los frascos estén sellados y a temperatura ambiente, guardarlos en un lugar fresco y oscuro. El dulce de piña se preservará por varios meses si se guarda adecuadamente.

Una vez abierto, guardar el frasco en el refrigerador y consumir el dulce en una semana.

 

Conservas de pepino

Ingredientes:

Cuatro o cinco pepinos medianos

Una taza de vinagre

Una taza de agua

Dos cucharadas de azúcar

Dos cucharadas de sal

Dos dientes de ajo, pelados y picados por la mitad

Una cucharadita de granos de pimienta negra, opcional

Una cucharadita de mostaza, opcional

 

Preparación:

Lavar bien los pepinos y picarlos en gruesas o en finas rodajas, según el gusto. Si se desea, se pueden pelar los pepinos o dejarles la cáscara para lograr un aspecto más natural.

En una cazuela mediana, combinar el vinagre, el agua, el azúcar y la sal. Calentar la mezcla en una candela de media a alta hasta que hierva, removiendo por momentos para asegurar que la sal y el azúcar se disuelvan completamente.

Esterilizar los frascos de conserva y sus tapas hirviéndolos en agua durante al menos 10 minutos. Sacarlos del agua y dejarlos secar sobre un paño que esté limpio.

Después colocar los pepinos cortados en los frascos esterilizados, dejando un poco de espacio en la parte de arriba. Adicionar los dientes de ajo y las especias opcionales, granos de pimienta o mostaza, en cada frasco.

Añadir con cuidado el líquido de encurtido caliente sobre los pepinos de los frascos, cubriéndolos completamente y respetando más o menos 1/2 pulgada de espacio en la parte de arriba.

Para sellarlos tapar los frascos de conserva de forma segura y situarlos boca abajo sobre un paño limpio por varios minutos para que se forme un sello hermético. Posteriormente, dejarlos enfriar a temperatura ambiente.

Cuando los frascos ya estén enfriados y sellados, guardarlos en un lugar fresco y oscuro durante por lo menos 24 horas previo a consumir los encurtidos, lo que permitirá que se combinen totalmente los sabores.

Los encurtidos caseros de pepino se depositarán en el refrigerador por varias semanas. Después a disfrutarlos como ensaladas, acompañamiento para emparedados o como aperitivo.

 

Pasta de tomate casera

Ingredientes:

Dos kilogramos de tomates maduros

Dos cebollas grandes, picadas

Cuatro dientes de ajo, picados

Pimienta negra al gusto

Tres cucharadas de aceite

Sal al gusto

Dos cucharaditas de azúcar opcional, para compensar la acidez

Dos cucharaditas de orégano seco, opcional, para dar sabor

 

Preparación:

Lavar los tomates y cortarlos en grandes pedazos. Si se prefiere, se pueden pelar los tomates hirviéndolos brevemente en agua hirviente y luego meterlos en agua fría antes de que sean pelados.

En una olla de buen tamaño, cocinar a fuego medio el aceite. Agregar las cebollas y el ajo picados y cocinar hasta que estén translúcidos y blandos, más o menos por unos 5 minutos.

Después añadir los tomates picados a la cazuela y cocinar a una candela media a alta hasta que empiecen a ablandarse y se deshagan, removiendo por momentos. Esto puede tomar más o menos alrededor de 20 a 30 minutos.

Cuando los tomates estén blandos, batirlos hasta obtener una mezcla suave y homogénea.

Permanecer cocinando la mezcla a fuego medio-bajo, removiendo ocasionalmente, hasta que se reduzca a la mitad y tenga una consistencia espesa, de pasta de tomate, lo que puede llevar sobre 1 a 2 horas.

Añadir sal, pimienta negra, azúcar y orégano al gusto para regular el sabor de la pasta de tomate según gustos personales. Remover bien para que se mezclen los condimentos.

Para envasarlo, lavar y esterilizar envases de conserva y sus tapas en agua hirviendo durante al menos 10 minutos y posteriormente secarlos bien.

Llenar los frascos esterilizados con la pasta de tomate caliente, dejando aproximadamente 1/2 pulgada de espacio en la parte de arriba. Limpiar bien los bordes de los frascos antes de colocar las tapas.

Para un correcto almacenamiento y sellado, tapar herméticamente los frascos y ponerlos en un baño de agua hirviendo por al menos 15 minutos para sellarlos y procesarlos adecuadamente.

Retirar del agua los frascos y dejarlos enfriar totalmente a temperatura ambiente previo a almacenarlos en un sitio fresco y oscuro. La pasta de tomate confeccionada en casa se conservará en el refrigerador por varios meses.


Compartir

Alberto Jesús Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos