sábado, 25 de mayo de 2024

La relación entre el microbioma y la salud gastrointestinal

El microbioma es el conjunto de microorganismos, como virus, bacterias, hongos y otros microorganismos, que moran en un escenario específico, como el suelo, el cuerpo humano, el aire o el agua...

Alberto Jesús Quirantes Hernández
en Exclusivo 22/04/2024
0 comentarios
Microbioma
El microbioma intestinal también está relacionado a enfermedades de fuera del tracto gastrointestinal. Y así vemos que se ha hallado que determinados desequilibrios en la microbiota se hallan vinculados con la diabetes tipo 2, la obesidad, trastornos neurológicos, enfermedades autoinmunes y cardiovasculares.

Cuando se habla del microbioma es para referirse al conjunto de microorganismos, como virus, bacterias, hongos y otros microorganismos, que moran en un escenario específico, como el suelo, el cuerpo humano, el aire o el agua. En relación al microbioma humano, se halla fundamentalmente en la piel, el tracto gastrointestinal y en otras mucosas. Estos microorganismos ejecutan transcendentales funciones en la salud humana, como la digestión de alimentos, la síntesis de vitaminas, la protección contra patógenos y la regulación del sistema inmunológico. Su estructura puede variar según factores como la dieta, el estilo de vida, la edad y la genética, y su desequilibrio se ha relacionado con una serie de enfermedades, desde enfermedades autoinmunes hasta trastornos gastrointestinales. Por todo eso, mantener y comprender la salud del microbioma es decisivo para sembrar el bienestar humano.

EL MICROBIOMA Y LA SALUD INTESTINAL

El microbioma intestinal es un ecosistema complejo formado por miles de millones de microorganismos, principalmente bacterias, que coexisten en asociación con el cuerpo humano. Desempeña un papel fundamental en la salud intestinal al repercutir en la absorción de nutrientes, la digestión, la protección contra patógenos y la regulación del sistema inmunológico. Una microbiota intestinal equilibrada es decisiva para prevenir enfermedades gastrointestinales y mantener la homeostasis.

Los microorganismos que se hallan en el intestino apoyan de manera activa a la digestión de alimentos que al cuerpo humano no le es posible descomponer por sí solo, como ciertos polisacáridos y fibras. Esto crea metabolitos empleados como fuente de energía por las células intestinales y generar la salud del colon.

Además, el microbioma intestinal juega un papel esencial en regular el sistema inmunológico. La existencia de determinadas bacterias en el intestino estimula la producción de moléculas y células inmunorreguladoras que colaboran a mantener la integridad de la barrera intestinal y a prevenir la inflamación. Esta barrera impide que patógenos y toxinas entren al torrente sanguíneo, resguardando así al cuerpo de enfermedades e infecciones.

Por otro lado, inestabilidades en el microbioma, llamada disbiosis, pueden traer secuelas negativas para la salud del intestino. La disbiosis se ha relacionado con una serie de disturbios gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome del intestino irritable y la enfermedad celíaca. En estos casos, se aprecia una perturbación en la función y la composición de la microbiota intestinal, lo que puede conllevar a una inflamación crónica y otras complicaciones de la salud.

El microbioma intestinal también está relacionado a enfermedades de fuera del tracto gastrointestinal. Y así vemos que se ha hallado que determinados desequilibrios en la microbiota se hallan vinculados con la diabetes tipo 2, la obesidad, trastornos neurológicos, enfermedades autoinmunes y cardiovasculares. Esto apunta a que el microbioma no solo perturba la salud intestinal, sino además a la salud general de los sujetos.

Dado su marca en la salud, se han perfeccionado técnicas para variar el microbioma intestinal con el fin de mejorar la salud intestinal y también la general. Estas estrategias comprenden el uso de los conocidos probióticos y prebióticos, cambios en la dieta, la promoción de un estilo de vida saludable y la disminución del estrés. No obstante, se precisa de más investigaciones para entender totalmente la complejidad del microbioma y su papel en la salud de los seres humanos, así como para perfeccionar intervenciones terapéuticas de más efectividad.

La relación entre el microbioma y la salud intestinal es compleja y profunda. Un microbioma intestinal en equilibrio es cardinal para la salud digestiva y el bienestar en general, mientras que sus desequilibrios pueden participar en el desarrollo de una variedad de alteraciones gastrointestinales y generales. Por eso, conservar la salud del microbioma es básico para impulsar una beneficiosa salud intestinal y general.


Compartir

Alberto Jesús Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos