sábado, 24 de febrero de 2024

Pensar la producción entre todos

Los trabajadores cubanos discuten durante enero y febrero los planes económicos y los presupuestos de cada entidad…

Raúl Menchaca López en Exclusivo 23/01/2012
21 comentarios
asamblea
trabajadores cubanos discuten durante enero y febrero los planes económicos y los presupuestos de cada entidad

Durante el actual mes de enero y hasta fines de febrero próximo, los trabajadores de todos los sectores económicos discuten el Plan Anual y el Presupuesto de sus respectivos centros, en un proceso que busca hacer más eficiente la gestión productiva y en el que los sindicatos desempeñan un papel esencial.
Por supuesto que no se trata de modificar el Plan de la Economía o el Presupuesto Estatal para 2012,

aprobados por la Asamblea Nacional en diciembre último y por tanto convertidos en ley, sino de que los trabajadores, que son quienes están en la concreta, aporten sus experiencias a las administraciones para llevar a feliz término lo planificado.

Sin formalismos y con los pies en la tierra, cada colectivo tiene que saber qué se le pide y con cuáles recursos cuenta este año la empresa, y no solo para producir, sino también para garantizar el empleo y el contenido de trabajo de cada cual.

Para anclar en buen puerto el empeño productivo anual hay que contar con el aseguramiento en materias primas, combustible, electricidad y salarios, por solo citar algunos acápites que responden a la posibilidad de crear nuevas riquezas, que es en definitiva el objetivo supremo de cualquier actividad laboral.
A partir de los volúmenes productivos planificados, las administraciones tienen que tener asegurado los recursos financieros y materiales porque, ya lo ha reiterado Raúl, como los contratos, “el Plan y el Presupuesto son sagrados”.

Sobre la base de ese criterio, los trabajadores están en el derecho, y también en el deber, de exigir cuánto van a percibir por la labor de transformar la materia prima, algo que por supuesto está sujeto a los sistemas de pago aplicados en cada entidad.

Pero no solo se trata de demandar la retribución salarial, sino además de controlar la posibilidad de bajar los índices de gastos y de elevar la calidad y la productividad del trabajo, algo que las autoridades están reclamando desde que comenzó el proceso de “actualización del modelo económico” nacional.

Los trabajadores, que por lo regular en materia productiva se las saben todas, pueden aportar soluciones que las administraciones están obligadas a atender pues en definitiva quienes dirigen las empresas sólo representan los intereses colectivos y tienen el mismo fin, que la economía crezca y el país se desarrolle.

Claro que en el análisis hay que ser realista y sacarse las mariposas de la cabeza para no pedir lo que no se puede alcanzar en las condiciones actuales del país, cuya realidad, nos guste o no, está signada por una dura crisis internacional y un bloqueo feroz e inacabable.

Durante diciembre, cuando la zafra comenzó, las asambleas se iniciaron en el sector azucarero, cuyo peso es decisivo en el crecimiento del Producto Interno Bruto del país, como también es el caso de la agricultura, cuyo desafío es ofrecer alimentos a 11,2 millones de cubanos y reducir una factura que ronda los dos mil millones de dólares cada año.

Este es un proceso político que forzosamente tiene que huir del formalismo porque es una de las maneras en que los trabajadores ejercen la condición de dueños de los medios de producción y de actores principales de la gestión de la economía.

El país, que se ha transformado de una manera impensable hace apenas cinco años, vive en 2012 la primera etapa del plan quinquenal y el inicio de la implementación de los más de 300 Lineamientos aprobados por el VI Congreso, por lo que estas asambleas constituyen un momento importante para pensar la producción entre todos.


Compartir

Raúl Menchaca López

Se han publicado 2 comentarios


REINALDO LÓPEZ OLIVA
 25/1/12 1:11

EL PRIMER INDICADOR DE EFICIENCIA A VALORAR EN TODOS LOS COLECTIVOS LABORALES Y DE SERVICIOS DEBE SER ELIMINAR LAS COLAS DE CLIENTES Y USUARIOS PARA RECIBIR LOS PRODUCTOS Y LOS SERVICIOS QUE SE BRINDAN.

Cubano XY
 24/1/12 21:32

Superimportante q los trabajadores puedan participar en la discusion del plan anual y q se les tenga en cuenta. Esto nos motiva y nos hace participes del exito o fracaso de la empresa. Una preocupacion: Da la impresion q la mayoria de nuestras empresas no pueden disponer del monto necesarios de sus ganacias q les permita asegurar su mantenimiento e invertir en su desarrollo. Aspectos estos ultimos q permitirian: mejorar condiciones de trabajo, remuneracion a los trabajadores de acuerdo al exito y mantenerse a la par del desarrollo del comercio nacional y mundial. Da la impresion q cada cierto tiempo se invierten determinados recursos centralizados en las empresas para revivirlas despues de años de agonia forzada, pq aun teniendo buenos resultados no hay dinero para inversiones, mantenimiento, desarrollo, actualizacion, reposicion de equipamiento, etc... es como si se creara una empresa y se desangrara hasta casi asfixiarla. Creo q esta situacion de poca movilidad y autogestion de las empresas es parte importante del problema de nuestra economia. Las empresas deben tener autonomia para de sus ganancias invertir en su crecimiento y expansion. Referente al mantenimiento me parece q no tenemos cultura del mismo, por lo mencionado anteriormente y pq muchos no se sienten dueños de los medios de produccion, por la falta de estimulacion y el problema del salario entre otros.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos