jueves, 22 de febrero de 2024

Todos para uno y uno para todos (+Infografía)

Dentro de la actualización del modelo económico cubano cobra fuerza la sindicalización del sector laboral no estatal...

Marina Cortés en Exclusivo 19/02/2012
0 comentarios
Cuenta Propia
Un gran número de trabajadores por cuenta propia se ha incorporado al movimiento sindical

Luego de la apertura en Cuba al empleo no estatal, como una de las maneras de actualizar el modelo económico, un significativo número de trabajadores por cuenta propia se ha incorporado gradualmente al movimiento sindical. Según el diario Granma alrededor de un 80 por ciento de quienes optaron por esta modalidad de empleo ya forman parte de los sindicatos correspondientes a cada sector.

¿Por qué es necesaria la sindicalización de los cuentapropistas?, pregunto a Ramón Fonseca Abreu, de 71 años de edad y amplia experiencia en el tema, pues desde los años 80 se acogió a esta forma de empleo y está sindicalizado.

“En los años 80 empecé a trabajar como cuentapropista en el Bazar Inglés, en el área de fantasía, lo que la gente conoce como gangarrias. Allí constituimos la primera sección sindical en 1993, para estar más organizados.

“Tiempo después pasé a trabajar al Tencén, que aunque se convirtió en un espacio de cuentapropistas exclusivamente, mantuvo su sección sindical, a la que me incorporé. Ya no me dedicaba a las gangarrias, sino a la reparación ligera de piezas de motos, sobre todo de las líneas rusas y alemanas del antiguo campo socialista”.

Fonseca es actualmente secretario de la sección sindical del mercado artesanal e industrial Seriozha, en Centro Habana. Está compuesta por 32 trabajadores —me explica— cuatro de ellos estatales y el resto cuentapropistas, entre los cuales hay vendedores de útiles del hogar y de discos de música, cerrajeros, relojeros, manicuras y plomeros.

“El sindicato puede ayudar a organizarnos mejor, orientar a los trabajadores sobre los deberes y derechos de su labor, responder a sus necesidades y defenderlos en cualquier escenario, si tienen razón en sus planteamientos”, considera.

En el actual escenario económico del país, piensa, el trabajo sindical en este sector debe estar dirigido a aspectos tan importantes como asegurar que tanto productos como servicios sean de calidad. También debe velar por el pago de los impuestos y demás obligaciones fiscales, y por el cumplimiento de las normas establecidas para cada tipo de actividad.

“Lograr que el sindicato funcione de esta manera va a ser muy arduo para sus dirigentes. Sin embargo, debe hacerse porque en el futuro muchos afiliados al sindicato van a ser trabajadores no estatales”.

La organización de los trabajadores, añade Fonseca, debe ampliar su rango de análisis, no solo enfocarse en los problemas de los centros de trabajo estatales. “El propio compañero Raúl lo ha planteado varias veces: el sindicato debe cambiar la mentalidad, la perspectiva de cómo vemos las cosas. La CTC nacional también está consciente de eso, pues lo ha planteado en distintos escenarios.

“Ahora hay que lograr, poco a poco, que el sindicato se organice y sea capaz de integrar correctamente a los trabajadores no estatales que desean ser afiliados. Y el Partido y la UJC tienen que apoyarnos, porque muchos militantes son cuentapropistas.

“En mi sesión sindical tengo la suerte de que todo el mundo está unido en un mismo sitio y eso facilita intercambiar ideas y conocer los problemas e inquietudes de los trabajadores… Donde no ocurre así, seguro es más difícil, pero hay que hacerlo, con mucha paciencia”.

Actualmente, según Granma, los sectores que concentran el mayor número de trabajadores no estatales son comercio y gastronomía, con más de cien mil, y transporte, con unas 60 mil. Se prevé que este año otras 240 mil personas se sumen a las más de 357 mil acogidas hasta hoy a formas no estatales de ocupación.

Infografía trabajadores cubanos


Compartir

Marina Cortés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos