domingo, 3 de marzo de 2024

Bukele directo a la reelección

El presidente salvadoreño salta obstáculos para postularse a la reelección, la que, según encuestas, ya tiene en el bolsillo...

Clara Lídice Valenzuela García en Exclusivo 12/11/2023
0 comentarios
Elecciones presidenciales en El Salvador
Analistas coinciden en que el próximo 4 de febrero, Bukele será reelecto presidente de El Salvador con un altísimo porcentaje de votos (Tomada de DW)

Aunque el presidente salvadoreño Nayib Bukele recibe fuertes ataques de sus adversarios, por sus métodos de gobierno que consideran poco ortodoxos, las circunstancias indican que será reelecto en las elecciones del próximo 4 de de febrero. Para una población hostigada por años de guerra civil y después las pandillas paramilitares asociadas al narcotráfico, Bukele, más allá si se aplaude o se denigra sus decisiones, es el joven político que trajo la tranquilidad –al menos por ahora- al llamado Pulgarcito de América.

El partido oficialista Nuevas Ideas utilizó varias argucias para, sin quebrantar la Constitución Nacional que prohíbe más de un período gubernamental, inscribir como candidato al exalcalde de San Salvador, la capital, que trajo consigo su vestimenta informal y su manera objetiva de dar opiniones. Un hálito de frescura en una nación donde solo competían dos partidos: el derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que gobernó 20 años consecutivos, y el progresista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Aunque su decisión de continuar en el cargo recibió críticas del Departamento de Estado de Estados Unidos (EE.UU) la respuesta fue contundente: ¨mi objetivo es continuar por este camino que hemos iniciado, el camino que por primera vez en nuestra historia ha demostrado ser el correcto¨.

Un portavoz del Departamento de Estado había señalado que su país respeta “la soberanía de los salvadoreños para elegir su propio futuro a través de procesos democráticos coherentes con la Constitución salvadoreña”, en lo que observadores perciben cierto tono amenazador.

EE.UU. dijo, ¨tiene un interés profundo y está comprometido con el éxito de El Salvador, que se puede garantizar mediante un cumplimiento firme del Estado de derecho, incluida la Constitución”.

Nada detuvo a Bukele. El pasado día 27, rodeado por cientos de seguidores, el presidente de origen palestino acudió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para registrarse como aspirante a la reelección, la que fue aprobada con cuatro votos a favor y una abstención.

Nayib Bukele, El Salvador
El presidente acudió al Tribunal Supremo Electoral para inscribirse como candidato a la reelección por el partido Nuevas Ideas. (Francisco Rubio/elsalvador.com)

Su inscripción y la de su vice Félix Ulloa ¨cumple los requisitos legales¨, alegó el TSE, que tiró por el caño las reclamaciones de la derecha que considera aun tiene chance de retornar al mando de la más pequeña nación centroamericana.

El rector electoral también informó que aprobó la participación de la fórmula presidencial del FMLN, con el voto a favor de los cinco miembros de ese órgano, en tanto llamó la atención a la conservadora ARENA para que solvente imprecisiones en sus plantillas.

Todo este movimiento que ha revolucionado la política del país se debe esencialmente a que la Constitución Nacional prohibía la reelección del jefe de gobierno.

Sin embargo, una resolución del 2021 de la Corte Suprema de Justicia –en sala constitucional- habilitó a Bukele a una nueva presentación. Según el máximo órgano judicial, uno de los artículos de la Carta Magna permite una segunda postulación, y consideró que sería el pueblo quien toma la decisión final en las urnas.

En un segundo paso, y ya oficializada su aspiración, Bukele tendrá que solicitar el permiso a la Asamblea Nacional –en el que su partido es mayoría- para ausentarse del cargo antes del 1 de diciembre. O sea, a seis meses del inicio del nuevo mandato, en junio del 2024, si resulta victorioso.

El mandatario deberá proponer una terna de designados para evitar cualquier vacío de poder, reseñó el periódico salvadoreño El Mundo.

Las críticas continúan contra el jefe del Plan de Control Territorial, que ha beneficiado a millones de ciudadanos y permite un control superior del dinero invertido en infraestructura, algo novedoso en las anteriores gobernanzas.

El director de Asuntos Políticos de Nuestro Tiempo, Erick Iván Ortiz, lo acusó de blindarse para garantizar su continuidad y mantener e incluso ¨aumentar una correlación legislativa favorable para sus planes de cooptación del poder¨.

Además de Nuevas Ideas y los tradicionales ARENA y FMLN también se registraron en el ente comicial las agrupaciones Nuestro Tiempo( NT). Fraternidad Patriota Salvadoreña, Partido Independentista Salvadoreño, y Fuerza Solidaria.

La decisión del TSE despertó un avispero político, pero a pesar de las acusaciones de que la reelección es ilegal y prohibida, fueron desechadas las peticiones contrarias.

Incluso partidarios del derechista ARENA, como el abogado Ronal Umaña, pidió junto a un grupo de colegas una petición para impedir la presencia de Bukele en las boletas.

Umaña, un veterano político de las filas arenistas acusó a los cuatro magistrados del TSE ¨de traidores al pueblo salvadoreño; toda la sangre que esta dictadura derrame será culpa de ellos¨.

Otro férreo opositor, el abogado constitucionalista Enrique Amaya, calificó de ¨cobarde¨ al TSE,  que, afirmó, ¨queda en la historia de la infamia. La cobardía no exime de responsabilidad¨.

Otros legistas, quizás conformes ante lo que presumen inevitable, reconocen que la reelección está prohibida, pero el aval de la Corte Suprema de Justicia hace que sea un tema superado y solo esa instancia podría revertirlo, lo cual no parece ser el caso.

Estas elecciones presidenciales van acompañadas de las legislativas (84 diputados) y municipales, por lo que se augura que habrá una fuerte contienda para tratar de debilitar a Nuevas Ideas en esas dos instancias.

Para sus seguidores, Bukele ha ganado su confianza en buena lid, y se espera que sea favorecido en los próximos comicios donde aparecen empoderados 5 502 505 personas con dirección en El Salvador y 616 442 en el extranjero. Un 52,7 % son mujeres y un 57.4% hombres.

Quizás el más criticado y a la vez sonado de sus éxitos es el devolver a los ciudadanos la seguridad personal, quebrada durante décadas por las pandillas Mara y Salvatrucha, que asesinan, extorsionan, secuestran, violan e impiden el libre movimiento en las calles y hogares.

Algunas voces defensoras de los derechos humanos –en silencio ante los desmanes de las bandas de narcotraficantes- criticaron las de medidas gubernamentales (decreto de estado de excepción y encarcelamiento de unos 71 000 delincuentes).

Si bien es cierto que no hay antecedentes en la región de una operación de tamañas dimensiones, también lo es que ahora El Salvador es uno de los países más seguros de Centroamérica.

En su política injerencista, EE.UU. también tomó partido ante esas resoluciones.  El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, afirmó que su gobierno ¨continúa apoyando a El Salvador en sus esfuerzos por reducir la proliferación de pandillas. Instamos a El Salvador a proteger a sus ciudadanos al mismo tiempo que defiende las libertades civiles, incluida la libertad de prensa”.

Corta y contundente fue la reacción de Bukele. ¨El gobierno de EE.UU., precisó, continúa apoyando a El Salvador para reducir la proliferación de pandillas. ¿En serio¨, preguntó.

En su riposta a Price expresó:¨ Ahora solo están respaldando a las pandillas y sus ¨libertades civiles¨.

La decisión de sacar de las calles a los pandilleros ocurrió luego de un repunte de homicidios en marzo de 2022, que en tres días dejó 87 personas muertas.

Una prueba de los resultados de la resolución adoptada por Bukele y su equipo fue la reciente celebración de los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe, en los que no se reportó ningún incidente entre los miles de deportistas llegados al país ni en las calles de distintas comunidades. Los estadios estaban repletos de personas que se veían tranquilas y sin temor a los continuos tiroteos de antaño.

Algo impensado cuando el jefe de gobierno asumió en 2019 y aunque su plan de retención de delincuentes tiene detractores, lo cierto es que nunca antes, después de terminada la guerra civil interna, la población disfruta de seguridad aun en medio de un estado de excepción.

De acuerdo con la encuesta más reciente del Centro de Estudios Ciudadanos de la Universidad Francisco Gavidia, Bukele se perfilaría como favorito para un segundo mandato con un 78,4 % de la intención de voto. Su popularidad asciende ahora al 90,3 %.

Muy por detrás aparecen Joel Sánchez, de ARENA, con el 4,3%, y Manuel Flores, del FLMN, con un 2,8 %.


Compartir

Clara Lídice Valenzuela García

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos