sábado, 20 de abril de 2024

Potenciar la producción arrocera en Cuba

Gracias al proyecto de cooperación Viet Nam-Cuba, el país pretende incrementar los resultados en la cosecha del cereal...

Mayra García Cardentey en Exclusivo 14/04/2012
0 comentarios
Producción arrocera
CAI arrocero Los Palacios

La reciente visita de Nguyen Phu Trong, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de Viet Nam a complejos agroindustriales (CAI) arroceros del país, enfatizó en los resultados esperados: Cuba puede incrementar y hasta duplicar su rendimiento en la producción del cultivo.

Con un programa de colaboración que data de la década del 70, y que halla desde el 2010 un ritmo intensivo de trabajo, la Isla ha logrado aumentar el rendimiento promedio a 4,7 toneladas de arroz en cáscara húmedo por hectárea, más de una y media de las logradas por la nación con su cosecha habitual. La noticia para el 2012 es aún mejor: se puede llegar a las 5,5, e incluso, algunas zonas y provincias podrían sobrepasar las 6.

La labor en conjunto entre cubanos y vietnamitas pone en meta un alza del cereal en el país, tan necesario en una nación con una cultura alimentaria marcada por el consumo de arroz y que debe, sin embargo, importar más de 400 mil toneladas, el 60 por ciento de la cantidad total consumida por sus habitantes.

ANTESALA DE UN PROYECTO

El antecedente de este programa de cooperación para elevar la producción arrocera en el país se remonta a la década del 70, con el intercambio de estudios sobre germoplasma y semillas. En los últimos años se han implementado tres etapas dentro del proyecto, dedicado en los inicios a la capacitación.

Tan solo del 2002 al 2009 Viet Nam ha invertido en la iniciativa 2 500 000 dólares. Hoy se articula una cuarta fase con una inversión de 53 500 000 (de ellos 40 000 000 asumidos por el gobierno vietnamita) con el objetivo de brindar asistencia técnica con medios mecanizados y capacitar en tecnologías de cultivo a productores de pequeña escala.

La capacitación contempla la introducción de métodos y enseñanzas en cuanto a dosis de plaguicidas, fertilizantes y un uso racional del agua a emplear en cada etapa de la cosecha para lograr mayores resultados.

Por su parte, la asistencia técnica comprende el financiamiento de maquinarias como trilladoras, cegadoras, motocultores, tractores, camionetas, generadores y equipos de cultivo de escalas menores.

FRUCTÍFEROS LOS PRIMEROS RESULTADOS

Los resultados de este programa de colaboración, a extenderse hasta el 2015, forman parte del plan económico de producción de granos del país. Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Sancti Spiritus, Camagüey y Granma son las provincias beneficiadas con el proyecto, que ya logra en algunas de ellas un rendimiento de 6 toneladas por hectárea.

En el 2011, bajo la supervisión de 17 especialistas vietnamitas, se sembraron 7 617 hectáreas en las dos temporadas, invierno y primavera. Casi 36 000 toneladas fue la producción del año para un rendimiento de 4,7 por hectárea. Con apenas un año de implementación del programa, se había incrementado este último acápite en una tonelada y media por encima de lo que producía Cuba antes de la llegada del proyecto.

En el 2012, los resultados se prevén más alentadores: unas 165 000 toneladas se esperan obtener para un 5,5 de rendimiento promedio, en algunas zonas superarán las 6.

Para ello cuentan con 8 094 ha. bajo la dirección de los especialistas vietnamitas, y cerca de 22 000 ha. son asesoradas por estos.

“Nos ayuda este proyecto a adquirir disciplina tecnológica; con la influencia de su trabajo pretendemos incrementar la producción arrocera en otros territorios del país”, aseguró Gustavo Rodríguez, Ministro de la Agricultura, durante recorrido por algunas de las instalaciones; 14 cooperativas, 300 productores y dos granjas estatales figuran entre los implicados por la parte cubana.

“Con la capacitación adquirida y la renovación del parque tecnológico, pretendemos seguir aumentando estos logros”, confirmó Rodríguez, quién destacó el interés del gobierno vietnamita por auxiliar a Cuba en otros cultivos como el maíz, la soya y el desarrollo de la acuicultura.

PINAR EN LA PUNTERA DEL PROYECTO

Consolación del Sur y Los Palacios son los municipios que en la provincia vueltabajera implementan el programa de colaboración con 200 productores de los 300 existentes en todo el país. También aquí radica la Estación Experimental, productora de gran parte de las variedades cultivadas en la nación.

Aun cuando el trabajo desarrollado implica solo a estos dos territorios de Vueltabajo, se pretende para el 2012 ampliar la zona con la inclusión de otros, hasta alcanzar toda la Isla.

Dentro de la provincia, el CAI arrocero Los Palacios figura dentro de los principales productores, es el más grande de su tipo en Occidente, el tercero a nivel de nación y uno de los enclaves principales del proyecto de cooperación Cuba-Viet Nam para potenciar la producción de arroz.

Según datos ofrecidos a Cubahora por Santiago Castell, director de la instalación, el año pasado el centro llegó a producir 32 000 toneladas de arroz de consumo para la población. Para el 2016 prevén lograr la ambiciosa suma de 76 600.

Hoy tienen en siembra unas 3 337 ha. de tierra; en varias de ellas, pertenecientes a la CCS F. Abel Santamaría, se logra uno de los mayores rendimientos del país: 6 toneladas de arroz húmedo por hectárea.

“Lo más interesante de la cooperación han sido los modelos representativos de cultivo, los ensayos en el campo nos han permitido elevar el rendimiento”, apunta Castell.

Para el directivo, los resultados son alentadores, se aprende la disciplina en cuanto a la aplicación de la tecnología, aunque explica que es necesario cambiar las mentalidades de los campesinos a la hora de asumir estas nuevas dinámicas, especialmente en la sustitución de las habilidades manuales por equipamiento mecanizado.

Con una capacidad industrial de 900 toneladas por día, el CAI arrocero Los Palacios se erige como una panacea para la producción de arroz en Cuba.


Compartir

Mayra García Cardentey

Graduada de Periodismo. Profesora de la Universidad de Pinar del Río. Periodista del semanario Guerrillero. Amante de las nuevas tecnologías y del periodismo digital.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos