jueves, 25 de abril de 2024

El desarrollo sostenible depende mucho de la universidad

La estación experimental Indio Hatuey, de la Universidad de Matanzas, trabaja a favor del desarrollo sostenible a partir de investigaciones vinculadas a la agricultura...

Margarita de las Nieves Barrios Sánchez en Exclusivo 17/02/2012
0 comentarios
Miguel Díaz-Canel1
Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ministro de Educación Superior, en "Universidad 2012"

Las universidades tienen una marcada responsabilidad social, por ello el Encuentro Internacional de Educación Superior que se realizó en el Palacio de las Convenciones tuvo como tema central el desarrollo sostenible, uno de los retos que enfrenta hoy la humanidad.

Miguel Díaz-Canel, Ministro de Educación Superior, argumentó en el evento que el desarrollo sostenible es una actitud ante la vida, en lo cual las universidades pueden aportar mucho con la formación de profesionales preparados para asumir con conocimientos y valores éticos este gran desafío, que lleva implícito la supervivencia de la humanidad y del planeta.

En este sentido argumentó que es imprescindible combatir la mercantilización de la Educación Superior, mediante la defensa de la universalización del conocimiento, la inclusión, el amplio acceso y la educación para toda la vida.

Entre los muchos trabajos que abordaron el tema en “Universidad 2012” se destaca una investigación acerca de sistemas integrados para la producción de alimentos y energía, presentada por la Estación Experimental Indio Hatuey, centro que pertenece a la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos y que por estos días cumple 50 años de labor.

Desde su fundación en 1962 se ha dedicado a la obtención de nuevas variedades de pastos y forrajes, al desarrollo de nuevos alimentos para la ganadería y de sistemas sostenibles que permitan intensificar la producción pecuaria y la generación de múltiples servicios ambientales, así como al estudio de los aspectos socio-económicos, de gestión e innovación tecnológica en el entorno rural ganadero.

El autor, el investigador Giraldo Jesús Martín, explicó que el objetivo de ese trabajo puesto en práctica en varias granjas de la provincia, es crear sistemas agrícolas que utilicen pocos insumos externos.

“La idea es recurrir a los recursos locales, diversificados y eficientes en el uso de la energía y capaces de alcanzar rendimientos sostenidos en el tiempo”, explicó.

“La agricultura cubana se encuentra en un proceso de cambio que tiene como objetivo producir alimentos de manera eficiente y con los recursos disponibles, y a la vez reducir importaciones.

“La agroecología propicia un amplio mosaico de alternativas sostenibles capaces de responder a la diversidad, heterogeneidad y dinamismo que se necesita”, destacó.
 
La investigación realizada en Indio Hatuey presenta un posible modelo de producción integrada de alimentos y energía a través del BIOMAS-2, lo cual permite sustituir el diesel en las labores agrícolas.
 
Igualmente plantea trabajar en el tratamiento de residuales, para generar electricidad y abonos a partir de la excreta de animales.

“Se pueden electrificar comunidades agropecuarias no conectadas al Sistema Energético Nacional a través de la utilización del biogás”, dijo Martín, y el reciclaje sistemático de nutrientes mantiene estable la productividad de la finca a pesar de la alta exportación de nutrientes”.
Igualmente el trabajo propone la producción artesanal de microorganismos nativos que pueden propiciar el abono de los cultivos, apuntó.
 
Como esta son muchas las experiencias que se realizan en Cuba a partir de investigaciones realizadas en las universidades, en busca del desarrollo sustentable del país y desarrollar uno de los eslabones más importantes en estos momentos, auto abastecer a la población de alimentos.


Compartir

Margarita de las Nieves Barrios Sánchez


Deja tu comentario

Condición de protección de datos